Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre que atropelló a un mosso en Rubí (Barcelona) queda en libertad hasta que le cite el juez

La decisión genera malestar entre los compañeros del policía, que sigue grave
La detención de un conductor que atropelló gravemente a un mosso d'Esquadra en Rubí (Barcelona) la tarde de este jueves tras ser requerido por una patrulla de paisano ha quedado sin efecto a la espera de que sea citado para declarar por un juzgado, después de que pidiera un Habeas Corpus.
Según han informado a Europa Press fuentes policiales, sobre el conductor pesan los cargos de tentativa de homicidio, lesiones y atentado contra los agentes de la autoridad, y pese a que la detención haya quedado sin efecto, procesalmente su situación es la misma que si se le hubiera pasado a disposición judicial este viernes.
Ahora el juez previsiblemente le citará como investigado por estos cargos una vez reciba el atestado policial, han informado las citadas fuentes.
La decisión de dejar su detención sin efecto se basa en que el conductor no tiene antecedentes, no es el sospechoso que estaba buscando la policía, tiene domicilio conocido y lleva una vida normal, por lo que se ha descartado riesgo de fuga.
LOS HECHOS
Según las citadas fuentes, dos agentes de la policía catalana de paisano observaron la tarde de este jueves, sobre las 18 horas, cómo una persona que coincidía físicamente con un sospechoso entraba en un parking en la avenida Olimpíades, y entonces le siguieron y le pararon tras identificarse como policías.
El conductor, al verse interpelado por los dos agentes, bajó el seguro del coche y maniobró para salir del aparcamiento, obligando a uno de los mossos a subirse al capó para evitar ser arrollado.
El otro agente, al darle el alto en varias ocasiones sin obtener respuesta, disparó en varias ocasiones a la parte baja del vehículo.
Al recorrer varios metros con el agente en el capó, en el momento de dar un giro en una rotonda, el agente cayó del coche y se golpeó la cabeza.
El coche quedó parado, momento en que varias patrullas de policía movilizadas a raíz del incidente le arrestaron, y tras identificarle se descartó que fuera el sospechoso al que estaban buscando y se constató que no tenía antecedentes.
De las primeras diligencias de investigación y de la declaración del conductor, los Mossos consideran que el hombre pudo asustarse y no dio credibilidad a los agentes y pensó que era un engaño.
Sin embargo, la decisión de dejar la detención sin efecto ha generado un gran malestar entre los compañeros del mosso herido, que critican que haya sido una decisión tomada desde mandos del cuerpo.