Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez heridos y un toro rezagado en el segundo encierro de Sanfermines

SanferminesEFE

El segundo encierro de los Sanfermines ha dejado un balance provisional de diez corredores trasladados al Complejos Hospitalario de Navarra, dos de ellos con heridas por asta de toro. En la tercera participación consecutiva de José Escolar, un toro se ha vuelto una vez más hacia los corrales.

En concreto, uno de los mozos ha sido corneado en el glúteo en Santo Domingo y otro en el brazo izquierdo en el tramo del Ayuntamiento.
Los otros ocho heridos han sido traslados se han producido por diversas contusiones, según ha informado Cruz Roja.
 Los toros de José Escolar han protagonizado un peligroso y complicado segundo encierro de Sanfermines, con un astado que se ha vuelto ha quedar descolgado en el tramo de Santo Domingo y que ha cubierto todo el recorrido en solitario, aunque su comportamiento ha sido noble.
Al poco de iniciar la cuesta, en el primer contacto con los mozos, uno de los astados se ha dado la vuelta, regresando hacia los corrales, y ya se ha quedado descolgado del resto de sus hermanos. De hecho, cuando los cinco primeros toros entraban en los chiqueros de la plaza tras una veloz carrera de dos minutos y 15 segundos, el último astado todavía estaba en Santo Domingo.
Se da la circunstancia de que el año pasado otro toro de José Escolar también se dio la vuelta en ese punto y hace dos años otro astado volvió a los corrales del gas y no realizó el encierro. En la tercera participación consecutiva de esta ganadería en los encierros, se han repetido escenas muy similares.
Esta vez, la salida de los cabestros escoba ha hecho que el toro finalmente enfilara la cuesta de Santo Domingo tras varios intentos y ha llegado conducido por los mozos hasta la plaza de toros comportándose de manera muy noble.
De hecho, los momentos de mayor peligro los han protagonizado los toros que iban en cabeza, que han arrollado al menos a cuatro mozos entre la cuesta de Santo Domingo y la plaza del Ayuntamiento.