Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos heridos, uno aficionado del Sevilla y el otro de la Juventus, tras la pelea entre hinchas

El aficionado sevillista herido se encontraba en compañía de aficionados italianos en el interior de un local de Reyes Católicos
Dos personas han resultado heridas, en concreto un aficionado del Sevilla Fútbol Club y otro de la Juventus de Turín, tras una pelea ocurrida a última hora de este lunes entre aficionados de ambos equipos en un local de la avenida Reyes Católicos, en pleno centro de la capital hispalense.
Un portavoz de la Policía Nacional ha informado a Europa Press de que los hechos tuvieron lugar sobre las 23,00 horas, cuando un grupo de aficionados de la Juventus se encontraban en el interior del local acompañado por hinchas del Sevilla, en vísperas del encuentro que les enfrenta este martes en Liga de Campeones.
En un momento dado, y según las mismas fuentes consultadas, un grupo de entre 15 y 20 hinchas radicales del Sevilla se dirigió hasta las proximidades del local referido portando en sus manos palos y botellas de cristal --los testigos no observaron que portaran armas blancas-- y esperaron a que los aficionados del equipo italiano salieran del establecimiento.
Una vez salieron, los hinchas del equipo sevillista comenzaron a agredir a los aficionados de la Juventus, produciéndose una pelea en el marco de la cual han resultado heridos un aficionado del Sevilla que estaba en el interior del local acompañando a los hinchas italianos, que presenta heridas incisas aunque poco profundas, y un aficionado de la Juventus que presenta contusiones leves.
El aficionado sevillista herido, de unos 25 años de edad, fue atendido y trasladado al Hospital Virgen del Rocío.
SIN DETENIDOS
La Policía Nacional ya ha identificado a varias personas implicadas en estos hechos, aunque por el momento no se ha practicado ninguna detención al respecto.
La Policía Nacional ya detuvo el pasado 1 de noviembre a tres aficionados del Dinamo de Zagreb por destrozos provocados en un bar del centro de la capital hispalense en vísperas del encuentro que le enfrentó al Sevilla Fútbol Club en la Liga de Campeones. Los hechos tuvieron lugar sobre las 22,30 horas cuando un grupo de entre 50 y 60 aficionados del equipo croata se encontraban reunidos en la zona de la calle Alemanes y de la avenida de la Constitución.
Los agentes de la Policía Nacional desplazados al lugar de los hechos observaron en un momento dado que, por una de las calles aledañas, se desplazaba un grupo de aficionados 'ultras' del Sevilla, por lo que intervinieron para impedir cualquier tipo de incidente entre ambas aficiones.
DISPOSITIVO DE SEGURIDAD CON MÁS DE 800 EFECTIVOS
Más de 800 efectivos van a formar el dispositivo de seguridad ante el encuentro de fútbol declarado de alto riesgo correspondiente a la quinta jornada de la liguilla de grupos de la Liga de Campeones entre el Sevilla Fútbol Club y la Juventus de Turín que tendrá lugar este martes a las 20,45 horas en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, al que se espera que acudan unos 1.700 aficionados italianos.
El dispositivo de seguridad está compuesto por dos grupos de la UPR y tres grupos de UIP de Policía Nacional, que también aporta un subgrupo de caballería, otro de motos y funcionarios de la brigada de Información, con unos 360 efectivos en total. Policía Local y Bomberos destinan 90 agentes, a los que hay que añadir las dos patrullas de la Unidad Adscrita de la Policía Autonómica para controlar la reventa de entradas y las UVIS móviles y una unidad de soporte vital básico del 061.
Por su parte, la seguridad privada del Sevilla F.C. destina 260 vigilantes y 90 auxiliares, de los que 40 serán los encargados del acompañamiento a los aficionados turineses, con lo que el dispositivo completo supera las 800 personas.