Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 10% de los casos de halitosis pueden avisar de problemas respiratorios, gástricos, hepáticos o carcinomas

El 10 por ciento de los casos de halitosis pueden avisar de problemas respiratorios, gástricos, hepáticos o carcinomas, si bien en el 90 por ciento restante el origen es oral, tal y como ha informado la odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Patricia Zubeldia.
Ahora bien, entre las afecciones de causa extraoral más habituales se encuentran las úlceras de estómago; infecciones respiratorias de faringe, garganta, nariz o pulmón; la necrosis por radioterapia y quimioterapia en pacientes con neoplasias; así como enfermedades hepáticas y renales.
Se trata de una problemática que, según datos del 'Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2016', afecta a una de cada cinco personas y es un síntoma que es necesario controlar. La mala higiene, en general, que hace que la placa se acumule o que los residuos de alimentos se queden en los dientes, o una mala limpieza de la dentadura postiza, están en muchas ocasiones detrás de la halitosis. En cuanto a las enfermedades orales causantes, destacan la gingivitis o inflamación de las encías y la enfermedad periodontal.
Otros factores externos que se asocian a la halitosis son el consumo de alimentos como cebolla y ajo, bebidas como el café y alcohol o hábitos como fumar. En concreto, según datos del Instituto del Aliento, hasta 70 causas pueden estar detrás del mal aliento, un problema que afecta a cerca del 20 por ciento de la población.
"En cuanto a la dificultad inicial de detección en el propio paciente, es clave la colaboración de terceros. Un familiar, un amigo, en definitiva, una persona de confianza que le ponga en alerta sobre el problema. Es importante sensibilizar en este punto ya que puede ser signo de un problema de salud subyacente así como complicar las relaciones sociales", ha zanjado Zubeldia.