Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trucos para no despertarte en mitad de la noche

Una mujer joven duerme en la camaGtres

Es una de las peores situaciones que te puedes encontrar en el día a día. La temperatura, lo que hayas comido o un ruido pueden provocar que te despiertes en mitad de la noche, algo que puede suponer efectos perjudiciales para tu salud tanto corporal como mental. Una serie de trucos puede ayudarte a no desvelarte y a conseguir que tu sueño no se interrumpa.

Uno de los principales trucos para evitar que nos desvelemos es apagar el teléfono móvil cuando vayamos a dormir. Una de cada ocho personas dejan encendido su teléfono móvil en el cuarto en el que están durmiendo, según recoge la BBC. Esto deja abierta la posibilidad de que en la mitad de nuestro sueño un sonido producido por el aparato o que una luz procedente del mismo pueda ser proyectada.
Otra cosa que puede ayudar para conciliar mejor el sueño y no desvelarse, es no utilizar y apagar los dispositivos electrónicos un par de horas antes de la hora normal a la que nos vayamos a dormir, dado que estos son activadores del cerebro, lo que perjudica a la conciliación del sueño.
Nuestra producción de melatonina, la hormona del sueño, es controlada por nuestro cerebro y su reloj biológico en función de la luz que nuestro ojos perciban, algo que consigue aunque estos estén cerrados. Por ello, otro truco que puede ayudar para no desvelarse cerrar bien las cortinas o las persianas para evitar que algo de luz pueda despertarte.
La temperatura corporal también es fundamental para que se pueda dormir plácidamente sin despertarnos en mitad de la noche, dado que si tenemos mucho frío o mucho calor esto puede hacer que nos sintamos inquietos y que no podamos descender el grado de temperatura corporal que nuestro cuerpo rebaja para que podamos dormir, por lo que vigila cómo te abrigas para dormir.
Otro factor determinante es lo que comamos y bebamos antes de dormir. El estómago es nuestro segundo cerebro, pues acumula una grandísima cantidad de neuronas, incluso en algunos animales llega a ser mayor que en su propio cerebro. Las bebidas y alimentos estimulantes como la cafeína, el alcohol u alimentos con tacitina, como las neuces y el queso, perjudicarán la conciliación del sueño.
El estrés y la ansiedad también nos pueden afectar a la hora de irnos a dormir, por lo que es vital deshacerse de ella antes de acostornos, pues esta no cesa auqnue durmamos y provoca que nos desvelamos continuamente mientras durmamos. Una buena solución recomendada por expertos es que quien se desvele se levante de la cama y realice una actividad que haga distraer las preocupaciones antes de volver a dormir.