Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hablar solo, una práctica saludable

Hablar solo, una práctica saludableInformativos Telecinco

Los estudios realizados por diversos psicólogos de las universidades estadounidenses de Wisconsin-Madison y Pennsylvania han confirmado, contradiciendo a la creencia habitual, que hablar solo es una práctica saludable. Aseguran que estimula al cerebro a la hora de realizar una tarea y explican que repetir en voz alta aquello que se está haciendo contribuye a "reactivar esa información visual", lo que facilita encontrar soluciones con mayor rapidez.

Pese a que la práctica de hablar solo está vista en nuestra sociedad como algo extraño e incluso en algunos extremos, como sinónimo de alguien con problemas psicológicos, precisamente son los expertos en esta materia los que han dictaminado lo contrario. Hablar solo es una práctica saludable que estimula al cerebro para concentrarse mejor en la tarea que se está llevando a cabo.
Varios psicólogos de las universidades estadounidenses de Wisconsin-Madison y Pennsylvania han llevado a cabo un experimento tomando 20 voluntarios a los que se les solicitó hallar diversos objetos ubicados en el interior de una habitación, una tarea estipulada bajo la idea de que, según los expertos, por sí misma tiende a estimular que una persona comience a hablar sola.
Así, solicitaron a la mitad de los involucrados en la investigación que permaneciesen callados mientras desarrollasen la labor que les habían encomendado, y a la otra mitad, por su parte, al contrario; dándoles libertad para completar la tarea sin unas pautas predeterminadas.
A la luz de los resultados obtenidos, la conclusión fue que aquellas que podían hablar mientras llevaban a cabo la búsqueda de los objetos lograron encontrarlos con mayor rapidez que aquellos que no podían hacerlo. La respuesta a dicha resolución se fundamenta en que los primeros, por el mero hecho de poder repetir el nombre de cada objeto en voz alta, ayudaban al cerebro a "reactivar esa información visual y facilitar su búsqueda", tal como aseguran los responsables de la investigación y como recoge el diario 'Russia Today'. Con ello, además se logra focalizar mejor la atención y se facilita el entorno propicio para que el cerebro llegue a encontrar la solución de forma más rápida y efectiva.
Ahora, los expertos esperan poder ahondar más en investigaciones de este tipo y desarrollar un experimento similar empleando escáneres para analizar las respuestas del cerebro y las regiones que se estimulan durante dicha actividad.