Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De una gripe, a sufrir la amputación de sus extremidades

Jonhcuatro.com

John Middleditch, constructor de 47 años, acudió al hospital pensando que tenía una simple gripe, pero no fue así. Los médicos que le trataron, aseguraron que no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir a la enfermedad que estaba padeciendo. Finalmente el paciente, ha podido sobrevivir tras la amputación de sus cuatro extremidades.

John Middleditch, natural de Southampton, llegó a casa tras un largo día de trabajo con la idea de tumbarse en el sofá y descansar. Pero no fue lo que ocurrió. Al llegar a su casa, empezó a encontrarse mal. La fiebre comenzó a subirle rápidamente y no dejaba de tiritar por frío, a pesar de que la calefacción estaba encendida. Cuando su pareja, Rose, comprobó su estado ambos pensaron que sería una simple gripe.
Al pasar varios días, el estado de salud de John siguió empeorando, así que su pareja llamó a una ambulancia, que llevó al paciente al Hopital General de Southampton. Inmediatamente los médicos trasladaron a John a UCI, al comprobar que padecía 'septicemia', más conocida como el 'envenamiento de la sangre'. La principal característica de esta enfemadad es el crecimiento de gérmenes en la sangre, por lo que el propio organismo humano libera unas sustancias pro-inflamatorias malignas. Estas sustancias causan fiebre alta, hipertermia, taquipnea, taquicardia y leucocitosis.
John empezó a sufrir un sarpullido por todo el cuerpo, que finalmente se convirtió en moratones y heridas. Los médicos aseguraron que no existía ninguna esperanza de vida. Un mes después de caer enfermo, le operaron y amputaron las dos manos. Pero lo peor está por llegar, unas semans despuúes tuvieron que amputarle también las dos piernas para poder tener alguna posibilidad de sobrevivir.
Ahora, dos años más tarde, John ha tenido que pasar por 27 operaciones más pero continúa con vida y feliz junto a su pareja, que siempre ha estado a su lado para apoyarle.
"Fue muy difícil al principio, perdí mi autoestima, pero entonces mi pareja me apoyó y algo cambió dentro de mi", ha comentado Johh, tal como informa The Mirror.
"Él es todo para mí. Sigue teniendo sentido del humor y es lo que nos mantiene", asegura Rose, la mujer del protagonista.