Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es grave tener los pies planos?

¿Hasta donde es grave tener los pies planos?Gtres

Los pies planos son una de las causas más frecuentes por las que la gente acude al podólogo, ya que esta dolencia es hereditaria. Aunque solo el 2% de los casos precisa de cirugía, la mayoría de los pacientes pueden mitigar la dolencia con plantillas o tratamientos ortopédicos.

"La bóveda plantar es el arco normal que presenta la planta del pie. Su función es la de amortiguar las presiones durante la pisada y facilitar el impulso al caminar y en la carrera. Cuando desparece el arco normal se denomina 'pie plano'. En el pie plano hay un componente hereditario genético que predispone a esta alteración, especialmente en relación a la hiperlaxitud ligamentaria", ha explicado  el doctor especialista en medicina deportiva, Carlos de Teresa Galván.
De Teresa, que también es profesor en la Universidad de Granada, aclara que el arco de nuestro pie depende de nuestra estructura ósea y ligamentos y sobre todo del desarrollo muscular de cada paciente. El experto explica que la causa más frecuente de este problema es el pie plano laxo infantil, que es una patología benigna al contrario de lo que pueden ser otros problemas como: alteraciones en el hueso del pie, enfermedades reumatológicas o endocrinas, por las que debes acudir al médico inmediatamente, aclara el doctor.
"Desde los primeros años de vida el pie va conformando su estructura, especialmente según se desarrolla su musculatura. El mantenimiento de la hiperlaxitud del pie por falta de actividad de la musculatura plantar, o por un aumento de la carga (sobrepeso), aumentan el riesgo de sufrir un pie plano.” Por ello, el doctor aconseja la realización de ejercicio, “caminar de puntillas o descalzo por superficies de arena o césped que estimulan la actividad de la musculatura plantar", aclara el experto.
Acudir al médico cuando comienzan los síntomas
La mayoría de los pacientes con pies planos no suelen darse cuenta hasta después de un tiempo. Pero cuando comienza el dolor a largo plazo es importante atajar el problema. "El principal síntoma es el dolor que se presenta a largo plazo y en relación con las actividades de carga prolongadas, ya que el pie plano tiene mayor dificultad en la dispersión de las cargas durante las actividades como la carrera", precisa el especialista en Medicina deportiva.
La presencia de dolor, sentir cansancio prolongado y pesadez en todo el cuerpo cuando realizamos actividades cotidianas, son síntomas de que nuestros pies pueden ser planos.
Andar con los pies hacia dentro provocando que nuestra rodillas rocen en forma de X, es una de las señales más claras por las que debes acudir al médico.
Solo se considera grave en un 2% de los casos.
Hasta en un 98% de los casos tener los pies planos no supone un gran problema, ya que no afecta a la movilidad del paciente. Tan solo el 2% de los casos son calificados como graves ya que presentan una reducción de movilidad y una grave alteración funcional.
Las sobrecargas en las articulaciones pueden dañar gravemente el hundimiento de la bóveda del pie. "Así, los procesos artrósicos en las articulaciones del tarso del pie son más frecuentes en las personas con pies planos, ya que estas articulaciones se ven sometidas a mayor carga de forma habitual. De igual forma, la alteración en la posición del pie resulta en una modificación en la postura, con rodillas en valgo (en X o hacia dentro), y el tronco suele adoptar una posición cifótica más inclinada hacia delante", explica.
El experto advierte que la mejora del pronostico va siempre ligada al desarrollo de la musculatura propia del pie y a la utilización de prótesis para evitar los riesgos ligados a las actividades de mayor carga.
El mejor tratamiento, las plantillas.
De Teresa explica que existen dos grandes tratamientos para tratar esta enfermedad. Como tratamiento principal en el pie plano laxo se debe hacer un trabajo muscular para el mantenimiento del arco plantar, aumentando su resistencia. "Este tratamiento debe acompañarse, pero no en todos los casos, de un tratamiento ortopédico, basado en el diseño de plantillas individualizadas para cada pie, con refuerzos rígidos que eleven el arco plantar de la forma más fisiológica posible”, explica el médico.  
Las plantillas serían la mejor opción, y la más cómoda.  Según explica el podólogo, si tienes los pies planos, debes utilizar un calzado que sujete bien el pie y que ayude a mitigar las presiones en la zona de los dedos. Las plantillas deberían esta sueltas dentro del calzado adecuado. "Las plantillas se deben utilizar como medida de prevención frente a las actividades con sobrecargas mantenidas para las estructuras del pie. La alternancia de ejercicio con el uso de plantillas son la mejor medida de prevención y tratamiento. Las plantillas deben ser evitadas en los casos de contracturas musculares más dolorosas", sentencia. 
La opción cirugía queda reservada a algunos de los casos dentro del 2% de mayor gravedad.