Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pequeña Ana podría haberse salvado de haberle practicado una broncoscopia

La broncoscopia es la técnica más eficaz para extraer un cuerpo extraño alojado en las vías respiratorias pero a la pequeña Ana de 18 meses no se le realizó este procedimiento, sólo le hicieron radiografias. En niños tan pequeños requiere anestesia general lo que implica ciertos riesgos pero es lo más efectivo. Según un informe de la Asociación Española de Pediatria las radiografias fallan a la hora de encontrar cuerpos extraños hasta en un 25% de los casos. Por eso, Óscar y Cecilia estudian ahora denunciar a los médicos que atendieron a su hija por negligencia. El informe preliminar de la autopsia les de la razón. La pequeña ana murió porque un grano de maíz le impidió seguir respirando.