Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña graba a la expareja de su madre mientras la amenaza en Argentina

Una niña graba a la expareja de su madre mientras la amenaza en ArgentinaLali Twitter

Un hombre ha amenazado a su expareja y la ha escupido en Argentina mientras la hija de la mujer lo grababa todo con su móvil. El vídeo, que la joven compartió inmediatamente en Twitter, ya tiene más de un millón de visitas

En las imágenes se puede ver al hombre insultando y escupiendo a quien sería su ex pareja mientras infiere distintas amenazas contra la mujer. Además, la joven filmó el momento en el que el hombre, que amenazaba con “romper todo”, intenta cortar la luz del domicilio, según informa Infobae.
Según se pudo saber, el hombre que aparece en el video sería Mamo Ramos, ahora ex empleado de una productora de contenidos audiovisuales (fue despedido tras la difusión de las imágenes), quien el martes se dirigió hasta la casa de su ex pareja, donde comenzó a golpear la reja de la vivienda y a insultarla.
La hija de la persona agredida empezó a grabar todos los hechos con su teléfono móvil. Finalmente decidió compartir el video en Twitter que acompañó de la siguiente frase: "Ayúdenme a escrachar a este tipo, la trata a mi mamá así hace 11 años".
"Falopera de cuarta, me bloqueaste", le reprocha Ramos a la mujer en cuestión que le pide que se vaya. "Andate de mi casa", le responde con tono tranquilo su expareja, a lo que este contesta: "Te voy a romper todo" y "me voy a ir con el medidor del gas, del agua, con todo".
Aunque se desconocen los detalles que motivaron la reacción, el hombre se muestra desencajado, haciendo explícitas las amenazas y visiblemente nervioso.
"Fílmame todo lo que quieras ¿Qué te crees, que voy a ir preso?", le dice a la niña de 11 años, antes de darse vuelta y bajarse los pantalones.