Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miau...Abridme, llegó el rey de la casa

Siempre se habla de la inteligencia de los perros y muy poco de los gatos. Este felino, sin embargo, aprendió algo que nadie le enseñó: A tocar el timbre de la puerta de su casa para que le abran. El animal después de los habituales paseos que hacen los gatos para perfumar con su pis los dominios que le pertenecen y cazar alguna presa vuelve a su casa. La puerta está cerrada y después de mirar a los lados, el minino trepa hasta el timbre y con la cabeza lo toca, no una, sino un par de veces para que quede claro que llegó el rey de la casa.