Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La técnica del 'pull-up gástrico' se perfila como una alternativa en el tratamiento contra los tumores de cuello

La técnica del 'pull-up gástrico' se ha perfilado como una alternativa preferible tanto en términos de seguridad como de calidad de vida para pacientes con tumores de faringe, laringe o tiroides que requieren una resección muy agresiva y para los que no existe otra posibilidad de reconstrucción, según lo ha señalado el jefe del Servicio de Otorrinolaringología de MD Anderson Cancer Center Madrid, Eduardo Raboso.
El cáncer de cuello no se encuentra entre los tumores con las tasas más altas de mortalidad, pero sí entre aquellos cuyo tratamiento puede dejar más secuelas entre los pacientes, además la intervención quirúrgica necesaria para el tratamiento del tumor es más agresiva conforme aumenta el tamaño de este y, "el paciente puede presentar problemas para tragar durante una larga temporada o incluso para toda la vida", ha explicado Raboso.
El 'pull-up gástrico' consiste en una técnica de reconstrucción del tubo digestivo que consiste en utilizar la curvatura mayor del estómago para construir un conducto que se asciende por la ubicación habitual del esófago, el mediastino posterior, hasta llegar al cuello, más concretamente hasta lo que queda de faringe o incluso hasta la base de la lengua. Con ello, el paciente puede comer por la boca en pocos días y permanecer ingresado dos o tres semanas.
"Una vez que pasan unos días y está todo bien cicatrizado, el paciente empieza tomando purés, luego alimentos semisólidos y finalmente también sólidos, de forma que esta persona puede acabar comiendo prácticamente de todo siempre que sea de consistencia blanda y fácil de masticar", ha destacado el especialista en oncología quirúrgica digestiva de MD Anderson Madrid, Óscar Alonso.
Tradicionalmente, los especialistas en Oncología Quirúrgica Digestiva han utilizado esta técnica para el tratamiento del cáncer de esófago. La novedad ahora es el aprovechamiento de su experiencia también en los pacientes con tumores de cuello de gran tamaño y/o que infiltran a otras estructuras, y cuya única diferencia entre la intervención realizada en estos pacientes con cáncer de cuello y pacientes con cáncer de esófago, es el lugar del empalme, que en estos últimos se realiza en el esófago cervical o torácico alto.
Pese a ser una técnica conocida, hay muy pocos grupos de profesionales especializados en la realización del 'pull-up gástrico', ya que es un procedimiento complejo e indicado en pocos pacientes y para el que se requiere además la colaboración de especialistas en otorrinolaringología y oncología quirúrgica digestiva; y posteriormente de especialistas en oncología médica y radioterápica. "La técnica se ha mostrado muy segura pese a lo complejo de la intervención", ha asegurado el doctor Raboso.