Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El futuro de don Juan Carlos y doña Sofía

España vivió ayer un momento histórico cuando tras 39 años de reinado, Don Juan Carlos I anunció su renuncia al trono en favor de su hijo Felipe. Ahora, muchas incógnitas rodean al proceso sucesorio, entre ellas, qué pasará con el rey y la reina cuándo el príncipe de Asturias pase a ser Felipe VI.

Don Juan Carlos y doña Sofía seguirá viviendo en el Palacio de la Zarzuela y su hijo, ya Felipe VI, y su esposa, la reina Letizia, y sus hijas, Leonor y Sofía, seguirán ocupando su residencia actual dentro del recinto de Zarzuela.
La Constitución establece que Don Juan Carlos y doña Sofía seguirán "siendo parte de la familia real pero sin funciones constitucionales".
En cuanto al tratamiento que recibirán, aunque no está del todo claro, el rey podría ostentar el título de Conde de Barcelona como hizo su padre, un título solo reservado a los reyes. En cualquier caso será Felipe VI quien tendrá la última palabra sobre el tratamiento que recibirá su padre.
El Real Decreto 1386/1987, de 6 de noviembre, sobre el Régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes establece que el padre del rey "continuará vitaliciamente en el uso del título de conde de Barcelona, con tratamiento de Alteza Real y honores análogos a los que corresponden al Príncipe de Asturias".
La reina Sofía dejará de ser reina. No obstante, podrá conservar el nombre de  reina Madre, como se hace en otros países, o bien podría volver al título anterior de Princesa de Grecia. Igualmente, será Felipe VI, quien decida.
En cuanto al presupuesto que recibirán los reyes la ley no contempla nada al respecto.
La infanta Leonor
Cuando don Felipe sea nombrado rey, su hija mayor, la infanta Leonor pasará a ser Princesa de Asturias. El artículo 57.2 de la Constitución establece que "el Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España”. 
La infanta Elena seguirá siendo infanta y aunque la ley no dice nada al respecto es probable que siga participando en actos oficiales –las hijas de don Felipe son muy pequeñas y seguirán teniendo un papel representativo- y recibiendo una asignación por ello.