Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando los fuegos artificiales salen mal...son muy peligrosos

La fiesta nocturna para Jennifer Perry terminó con susto. Su vecino organizó en su jardín un guateque con hoguera y fuegos artificiales incluidos.  Cuando más entusiasmados estaban uno de los cohetes preparados para lanzar sus fuegos llenos de color hacia el cielo equivocó la dirección y cayó directamente en la zona donde Jennifer y su hijo, Alfie se encontraban. La escena grabada en Facebook Live recoge el momento de pánico que reinó por unos minutos entre el grupo de amigos. Se escucha a Jennifer preguntar por el pequeño, mientras todos corrían a protegerse. El correcorre provocó tropezones y lesiones entre los invitados; Alfie fue rescatado por la dueña de la casa que lo llevó a otra zona de la casa, donde lo puso a salvo de los fuegos artificiales que les estallaron encima. Jennifer sufrió quemaduras leves, pero prefirió publicar el vídeo con la advertencia de mantenerse alejado de petardos y cohetes por lo peligrosos que pueden ser. Fuente: Liverpool Echo