Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fuego ha arrasado 63.762 hectáreas en lo que va de año, el peor del último lustro

El fuego ha arrasado 63.762 hectáreas en lo que va de año, el peor del último lustroGTRES

El fuego ha calcinado un total de 63.762 hectáreas desde el 1 de enero hasta el 31 de julio, la peor cifra desde el año 2012, cuando ardieron 150.194 hectáreas durante el mismo periodo. No obstante, en este recuento no se ha sumado aún el terreno quemado en los Grandes Incendios Forestales (GIF) de Yeste (Albacete) y Campillo del Altobuey (Cuenca).

La cifra de 2017 es casi cuatro veces superior a la de los primeros siete meses del 2016, cuando ardieron 16.417 hectáreas, y supone un 15,7 por ciento más de la media nacional del último decenio.
Así, en los siete primeros meses del año se han identificado 8.785 incendios, de los que 5.181 fueron en fase de conato (menos de una hectárea), mientras que 3.604 fueron superior a la hectárea. Además, se han contabilizado 11 GIF, dos más que la media nacional de los últimos diez años.
Asimismo, del total de las hectáreas arrasadas, 18.141 ha sido superficie arbolada; 39.105, matorral y monte abierto; mientras que 6.515 son pastos y dehesas.
2009, EL AÑO CON MÁS GRANDES INCENDIOS FORESTALES DE LA DÉCADA
Según los datos del ministerio, al año 2012 le sigue el 2009, cuando ardieron 91.675 hectáreas en los primeros siete meses del año, y fue el peor de la década en número de GIF, 28, frente a los 21 de 2012 y los 11 de este. Así, este 2017 es el tercer peor año de los últimos diez.
Por zonas geográficas, 52,37 por ciento de los siniestros ocurrieron en noroeste; el 32,94 por ciento en comunidades del interior; 14,7 por ciento en el Mediterráneo; y el 0,51 por ciento en Canarias. Mientras tanto, la mayor superficie arbolada arrasada tuvo lugar también en el noroeste (43,75%); seguido del Mediterráneo (40,05%); y comunidades del interior (16,20%).
En la misma tónica, la superficie forestal arrasada fue mayor en el noroeste (63,11%); seguida por las comunidades del interior (1881%); el Mediterráneo (18,06%); y Canarias (0,01%).