Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fratricida de Gérgal se niega a declarar ante la Guardia Civil

Detenido el fratricida de GérgalEFE

J.L.C., el hombre de 52 años que ha sido arrestado cerca de un pozo en Gérgal (Almería) tras haberse atrincherado durante horas en su vivienda y haberse ocultado en el campo desde que el domingo acabara con la vida de su hermana a tiros e hiriera a dos personas más, se ha negado a declarar ante los agentes de la Guardia Civil, según han informado fuentes policiales.

El presunto autor de la muerte su hermana ha sido detenido este miércoles poco después de las 13,00 horas tras haberse ocultado tres días en varios escenarios que abarcarían la Sierra de los Filabres, un cortijo vinculado a su trabajo, la casa de una vecina y la vivienda de su madre, lugar donde se produjo el crimen y que ha estado asediado por los agentes durante 16 horas antes de su detención, efectuada finalmente a varios metros del inmueble en las inmediaciones de un pozo.
J.L.C., que desde este mediodía se encuentra dependencias de la Guardia Civil, se ha negado a declarar ante los agentes del Instituto Armado que investigan este suceso. De esta manera, y según las citadas fuentes, la decisión del detenido de negarse a prestar declaración podría acelerar su paso a disposición judicial, aunque aún se desconoce si esto podría ocurrir este miércoles.
Por otro lado, cabe recordar que la Guardia Civil trata de localizar la escopeta de caza con la que J.L.C. dio muerte a su hermana este domingo en Gérgal (Almería) e hirió a otras dos personas.
El hombre ha sido detenido después de que un vecino guiara a los agentes hasta un pozo ubicado a varios metros de la casa donde, al parecer, estaba "agazapado" y al que se había desplazado en busca de agua, ya que durante su encierro en la vivienda ubicada en el número 1 de la calle Chumberas en Gérgal, se le cortaron los suministros de luz y agua.
En este sentido, y según el relato del vecino, el hombre se le habría acercado sin portar ningún arma y habría pedido que le dieran agua en el momento de su arresto, que se produjo sin ningún tipo de complicación. El hombre fue visto por algunos vecinos en el momento en el que abandonó el inmueble, según los primeros indicios.