Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La foto de un niño que atiende a otro con discapacidad se hace viral

La foto de un niño que atiende a otro con discapacidad sin diferencia alguna se convierte en viralFacebook

El hijo de Katie Myers, Kaden, a los 7 meses de vida, fue diagnosticado con atrofia muscular espinal, una enfermedad que lleva a que sus músculos se vayan haciendo progresivamente más débiles. Ahora Kaden tiene un año y necesita una silla de ruedas para moverse, porque tiene problemas con ciertos movimientos.

Como explica Myers a The Huffington Post, durante un reciente viaje al Centro de Ciencias del Sur de la Florida y el acuario en West Palm Beach, Kaden tenía alguna dificultad para jugar en una de las exposiciones interactivas. Pero un niño muy despierto se le acercó y ayudó al pequeño de un año, ayudándole con los dispositivos e, incluso, poniéndose a jugar con él como un viejo amigo lo haría.
Myers, que a menudo graba las vivencias de su hijo Kaden, tomó una foto de la pareja de amigos y la compartió en Facebook, junto con un emotivo agradecimiento al chiquillo.
"Para el niño del museo de ciencia, no sé quién eres, pero gracias por ser increíble", escribió en su muro. "No preguntaste qué le ocurría a mi hijo o por qué no podía caminar, sólo lo viste... Es probable que nunca llegues a leer esto, pero sólo por ser como eres, haces que el mundo sea mejor."
La foto, subida el jueves pasado, ha comenzado a rodar en las redes sociales y ya tiene más de 246.000 "me gusta" y más de 57.000 interacciones, convirtiéndose en viral.
"Cuando compartí [el mensaje], nunca en mis sueños más salvajes imaginé que esto pudiera pasar", explica Myers. "Suena manido, pero este gesto me hizo pensar en cómo una persona puede realmente cambiar el mundo, y cómo una persona realmente puede provocar algún tipo de debate y puede cambiar la forma de pensar sobre las cosas", abunda.
Myers recuerda que el niño sencillamente se acercó a Kaden y lo ayudó a girar la palanca y recoger las bolas de colores brillantes que formaban parte de la exposición. Mientras hacía todo esto sus gestos eran muy dulces, por eso la madre dice que no sólo le importa que ayudara a su hijo, sino cómo lo hizo. Fue especialmente llamativo, dice.
"Muchas personas son agradables con Kaden, pero eso no significa que lo vean. [Algunos] interacciones comienzan con:" ¿Qué le pasa? Me siento tan mal por él", añade. "El hecho de que fue aceptado por completo [por el niño] es realmente lo que me impactó... Él sólo lo trató como si fuera normal... Jugó con él y lo aceptó." Ese menor, dice Myers, es un ejemplo de cómo deberían tratar todas las personas a Kaden.
"Cuando se le da la oportunidad, los niños ven en el de enfrente a otro niño. Ellos no ven ninguna diferencia. Sólo ven la capacidad, ven lo que hay", abunda. "Es un gesto que me dio esperanza para el futuro."