Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La foto de una bombero que cae exhausta conmueve las redes

La foto de una bombero exhausta conmueve las redesFacebook

Una fotografía de una bombero exhausta y dormida en el suelo por el cansancio se ha hecho viral y ha conmocionado a las redes sociales. Luciana Rizzo, de 23 años, estuvo durante horas luchando contra los incendios que se desarollan en la provincia de Buenos Aires (Argentina). Más tarde, cayó exhausta y se durmió en pleno suelo.

La fotografía de una bombero durmiendo en el suelo ha dado la vuelta al mundo y ha conmovido a las redes sociales.
Sin duda, el trabajo de bombero es uno de los más duros del mundo. En este oficio tienen que combatir contra uno de los elementos más peligrosos de la tierra: el fuego, incontrolable allá por dónde pasa.
La imagen de una joven bombero tirada en el suelo y agotada, tras horas de intensa lucha contra un incendio forestal en Argentina, ha emocionado a los internautas. Luciana Rizzo, de 23 años, es la protagonista de la fotografía, y resume perfectamente lo duro que es combatir las llamas.
La joven ha querido compartir su fotografía a través de Facebook, contando su dramática experiencia. "Después de haber trabajado varias horas, se nos quedó fuera de servicio el móvil y caí agotada del cansancio y me dormí en el piso", señala la joven.
"Estamos con incendios desde el 26 de diciembre en Pedro Luro y todo el partido de Villarino, provincia de Buenos Aires (Argentina). Todos los bomberos de la zona no dan abasto, y damos todo lo que podemos. Fuerza para todos mis colegas Bomberos que están trabajando en estos momentos y nunca se rinden...", comenta la joven en un post con la fotografía.
Desde Navidad, un grave incendio azota Argentina, y se estima que ya ha devorado más de 800.000 hectáreas en las provincias de Buenos Aires, Río Negro y La Pampa.