Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno británico critica a la Justicia española por separar a Ashya de sus padres

El primer ministro británico, David Cameron y su viceprimerministro, Nick Clegg han subido el tono de su crítica a la Justicia española por el trato dado a los padres del pequeño Ashya King, afectado de un tumor cerebral, por mantenerlos encarcelados en Madrid mientras el niño permanece ingresado en un Hospital de Málaga. Los King huyeron del Reino Unido sin permiso médico porque, aseguran, quieren un tratamiento alternativo para su hijo. Una maniobra que repitieron cuando Ashya estaba ingresado en un centro sanitario de Sevilla. En su país, más de 100.000 personas han firmado una petición para pedir la excarcelación de los padres del pequeño.

Desde Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico se insiste en la independencia de las actuaciones judiciales y sanitarias pero está claro que David Cameron comparte las preocupaciones expresadas por su viceprimer ministro, Nick Clegg, que ha criticado a la Justicia española por haber sido demasiado dura en la aplicación de la Ley.
Clegg ha asegurado en una televisión británica que “no es adecuado que todo el peso de la ley caiga sobre Brett y Nagmeh King”.
El alcalde de Londres, Boris Johnson, también ha criticado la decisión de la Justicia española. “Los padres y el niño deben estar unidos. Si ellos tienen un plan para tratar a su hijo se les debe apoyar”, ha sentenciado Jonhson.
Mientras tanto, el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, recibe información de los médicos que atienden a Ashya en Málaga, hasta 100.000 personas han firmado una petición en Reino Unido para David Cameron, el primer ministro británico, logre que los padres puedan estar con su pequeño con un tumor cerebral.
Los padres de Ashya fueron detenidos el pasado fin de semana en Málaga después de que Londres emitiera una orden internacional de busca y captura. El matrimonio habñia abandonado el hospital donde permanecía el niño sin consentimiento médico. Su abogado en España ha explicado que quieren vender la casa que tienen en la Costa del Sol para pagarle un tratamiento menos agresivo en la República Checa.
Mientras sus padres están en prisión por 72 horas hasta que el juez tome una decisión definitiva, que podría ser la extradición, Ashya, bajo custodia policial, recibe a diario la visita de su hermano Danny, de 20 años.