Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fibrosis pulmonar releva a la EPOC como primera causa de trasplante de pulmón en España

Atendiendo a las estadísticas de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), 135 de los 307 trasplantes pulmonares que se realizaron en 2016 fueron a pacientes con patología fibrosa pulmonar (44% del total de los trasplantados en 2016).
La fibrosis pulmonar ha relevado a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) como primera causa de trasplante de pulmón en España, según ha comentado el neumólogo del Hospital Marqués de Valdecilla, José Manuel Cifrián Martínez, durante su conferencia 'EPID y trasplante pulmonar', impartida en el marco del 50º Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).
En concreto, la fibrosis pulmonar idiopática (FPI), fibrosis de origen desconocido, constituye el grupo más importante de los pacientes afectos de enfermedad pulmonar intersticial difusa (EPID), es una patología grave y en ocasiones rápidamente progresiva, que es también la primera causa de trasplante pulmonar en situación de máxima urgencia, con prioridad nacional, y ha supuesto durante 2016 un 33 por ciento de las 46 situaciones de máxima urgencia pulmonar consideradas en España.
Ahora bien, una de las principales preocupaciones de los equipos de trasplante y de la ONT son los enfermos que se encuentran en lista de espera. Y es que, los hospitales españoles registraron 668 enfermos del aparato respiratorio en lista de espera para un trasplante durante 2016, el 38 por ciento por EPID y 35 por ciento por EPOC.
Además, la mortalidad en lista de espera pulmonar en los últimos años oscila entre el 3-5 por ciento, aunque, el experto ha destacado la importancia de que alrededor del 60 por ciento de las personas fallecidas que estaban esperando un trasplante eran enfermos de EPID.
Es por ello que se están desarrollando estrategias para incrementar la donación pulmonar, que incluyen entre otras el programa de donación en asistolia, la optimización del mantenimiento del donante pulmonar o la investigación de máquinas de preservación pulmonar ex vivo que permitan la mejor evaluación e incluso la recuperación de la función pulmonar de pulmones donados.
"Es importante desarrollar la investigación en este campo y buscar biomarcadores de fibrosis pulmonar, que correlacionen datos clínicos, radiológicos, funcionales y patológicos, que permitan establecer que EPID va a evolucionar de forma más agresiva, con el objetivo de conseguir un mejor control desde las Unidades de Trasplante", ha zanjado el experto.