Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Será madre con el semen de su marido fallecido hace cinco años en un accidente

Accidente ferroviario en Argentina el 13 de septiembre de 2011Reuters

Una jueza argentina ha hecho realidad el sueño que en 2011 destrozó una tragedia ferrovia en el barrio bonaerense de Flores. Aquel fatídico 13 de septiembre de hace casi cinco años, un tren arrolló a un autobús matando a 11 personas. Uno de ellos era Pablo. Ahora, la justicia ha autorizado que su esposa Celia pueda quedarse embarazada con los espermatozoides que le fueron extraidos a su cadáver nueve horas después de su muerte.

Desde hacía siete años, el matrimonio soñaba con formar una familia, un deseo que la naturaleza les negaba pero que habían decidido alcanzar a través de procedimientos alternativos. Por eso, en junio de 2011 fueron a un centro de reproducción y empezaron un tratamiento. Pero tres meses después, Pablo se convirtió en uno de los protagonistas de la tragedia de Flores.

Como informa el diario Clarín, Celia, aconsejada por amigas y familiares, reaccionó con rapidez y reclamó autorición judicial para extraer semen cadavérico a su marido fallecido, algo que se produjo nueve horas después del óbito.

El caso ha levantado una gran polémica en Argentina ya que en este tiempo el Códico Civil se ha endurecido en el país austral quedando fuera de la ley las fecundaciones 'post mortem' por presiones de la iglesia católica.

Pero en el fallo de la jueza Celia Giordanino han pesado más la voluntad del esposo fallecido y los testimonios de los familiares y allegados que conocían los verdaderos sentimientos e intenciones de Pablo sobre su deseo de ser padre.