Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fármaco para el acné podría servir para retrasar el desarrollo de la esclerosis múltiple

Un pequeño estudio del Instituto Hotchkiss del Cerebro de la Universidad de Calgary (Canadá) ha revelado que un tratamiento común para el acné puede servir también para retrasar la progresión de la esclerosis múltiple recurrente-remitente en los pacientes que acaban de experimentar los primeros síntomas.
El hallazgo sobre este nuevo e inesperado beneficio de la minociclina, que en España se comercializa bajo el nombre 'Minocin', supondría una opción segura y más económica para miles de pacientes, según reconocen los autores en el último número de la revista 'New England Journal of Medicine'.
Esta enfermedad autoinmune del sistema nervioso central se caracteriza por un deterioro de la mielina, la capa protectora de los nervios, y el fármaco actúa reduciendo la inflamación que se produce como consecuencia de dicho daño.
En el ensayo clínico fase III participaron 142 pacientes de 18 a 60 años que habían experimentando sus primeros síntomas desmielinizantes y fueron asignados al azar a recibir 100 miligramos de este compuesto oral dos veces al día, o bien placebo.
Después de más de seis meses de tratamiento, hubo una reducción del 27,6 por ciento de que la enfermedad pasara a una fase más avanzada, algo que sucedió en el 61 por ciento de los pacientes que recibieron placebo y en el 33,4 por ciento de los que recibieron la minociclina. Un impacto similar al que consiguen las terapias actuales.
Sin embargo, señalan los autores, la diferencia es que si el tratamiento diseñado específicamente para este subtipo suele tener un coste de entre 20.000 y 40.000 dólares anuales (unos 17.800 y 35.000 euros), el uso de la minociclina costaría apenas 600 dólares (unos 534 euros) al año.
Además, recuerdan que como ya lleva casi 50 años en el mercado canadiense no necesitaría la aprobación de las autoridades sanitarias para utilizarla en esta indicación.
"Los resultados clínicos son convincentes", ha reconocido Luanne Metz, autor principal del estudio, que cree que "los neurólogos deberían prescribir minociclina para las personas que experimentan sus primeros síntomas de desmielinización si una resonancia magnética determina que puede deberse a una esclerosis múltiple".
"Los pacientes tendrán ahora otra opción de tratamiento, que no requiere inyecciones, un seguimiento en el laboratorio o una autorización especial de su compañía de seguros, lo que suele retrasar el inicio del tratamiento de tres a cuatro meses cuando la minociclina podría utilizarse de inmediato", ha señalado.