Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fármaco contra la malaria protege a los fetos de la infección por Zika

Las consecuencias devastadoras de la infección por el virus Zika se sufren en el útero, donde el virus puede causar daño cerebral y, a veces, la muerte. Estudiando ratones hembra preñadas, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, en Estados Unidos, han aprendido que el virus Zika infecta al feto manipulando la barrera normal del cuerpo contra la infección y mostraron que un fármaco contra el paludismo que interfiere en este proceso protege al feto de la infección viral. Ese medicamento ya está aprobado para su uso en mujeres embarazadas con otros fines médicos.
"Descubrimos que el fármaco contra la malaria, la hidroxicloroquina, bloquea efectivamente la transmisión viral al feto", afirma Indira Mysorekarprofesora asociada de Obstetricia y Ginecología, y de Patología e Inmunología. "Este medicamento ya se utiliza en mujeres embarazadas para tratar la malaria y sugerimos que justifique la evaluación en primates y mujeres para disminuir los riesgos de infección por Zika y la enfermedad en fetos en desarrollo", añade esta experta, cuyo trabajo se publica este lunes en 'The Journal of Experimental Medicine'.
A finales de 2015, los médicos en Brasil comenzaron a notar un aumento en el número de bebés nacidos con microcefalia, o cabezas inusualmente pequeñas, un indicador de daño neurológico. La epidemia pronto estuvo relacionada con el virus Zika transmitido por los mosquitos, que se extendía por las partes tropicales de las Américas. Los médicos aconsejaron a las mujeres embarazadas que evitaran las picaduras de mosquitos usando repelente de insectos y ropa de manga larga, pero tenían poco más que ofrecer. No había, y todavía no existen, fármacos o vacunas aprobadas para su uso en mujeres embarazadas para proteger a sus fetos de la infección por Zika.
El feto en desarrollo es únicamente vulnerable a los daños de la infección, por lo que el cuerpo moviliza defensas robustas para evitar que los microbios lleguen al feto en primer lugar y la placenta es la última línea de defensa. Mysorekar y otros han demostrado que un proceso conocido como autofagia --la vía de eliminación de residuos celulares por la cual las células trituran desechos, organelos no deseados y microbios invasores-- es una parte importante de la formidable barrera que hace la placenta a la infección. Sin embargo, estudios previos de Mysorekar y otros han demostrado que Zika no sólo puede invadir la placenta, sino multiplicarse allí.
Para saber más sobre cómo Zika rompe la placenta, Mysorekar, compañera postdoctoral deBin Cao y colegas infectaron las células de la placenta humana con el virus Zika y encontraron que la exposición al virus activaba genes relacionados con la autofagia. Sin embargo, cuando los investigadores trataron las células con fármacos para acelerar la vía de la autofagia, el número de células infectadas con el virus Zika aumentó.
DISMINUIR LA AUTOFAGIA CELULAR REDUCE LA INFECCIÓN
Los fármacos que suprimieron la autofagia llevaron a menos células placentarias infectadas con el virus Zika. En otras palabras, el virus se multiplicó y se propagó más eficazmente cuando los investigadores sintonizaron la respuesta de la barrera y realizaron más lentamente cuando la controlaron. El virus parecía estar haciendo una forma de artes marciales microbianas, convirtiendo las armas del cuerpo en su propia ventaja.
Mysorekar y sus colegas verificaron estos hallazgos usando ratones cuya respuesta de autofagia fue restringida por niveles bajos de una proteína de autofagia clave. Infectaron dos grupos de ratones embarazados con Zika: uno en el que el proceso de autofagia fue interrumpido y el otro en el que funcionó normalmente.
Cinco días después de la infección, las hembras madres con una respuesta de autofagia débil tenían aproximadamente la misma cantidad de virus en sus corrientes sanguíneas que los roedores con una respuesta normal. Sin embargo, en ratones con una respuesta de autofagia débil, los investigadores encontraron diez veces menos virus en la placenta y las cabezas de los fetos y menos daño a las placentas.
"Parece que el virus Zika aprovecha el proceso de autofagia en la placenta para promover su supervivencia e infección de las células placentarias", afirma Cao. Dado que la hidroxicloroquina suprime la respuesta de la autofagia, los investigadores se preguntaron si también podría proteger a los fetos contra Zika y, para averiguarlo, repitieron el experimento en ratones utilizando sólo animales con una respuesta de autofagia normal. Los ratones hembra al día nueve del embarazo fueron infectados con Zika y luego se les suministró hidroxicloroquina o placebo todos los días durante los siguientes cinco días.
Tras el tratamiento, los científicos detectaron significativamente menos virus en los fetos y las placentas de los roedores que habían recibido hidroxicloroquina. Además, estas placentas mostraron menos daño y los fetos recuperaron el crecimiento normal. Tanto las madres no tratadas como las tratadas tenían aproximadamente la misma cantidad de virus Zika en sus corrientes sanguíneas, lo que indica que, la hidroxicloroquina fue capaz de proteger a los fetos, incluso cuando el virus estaba circulando a través de la madre.
Aunque se ha utilizado la hidroxicloroquina con seguridad en mujeres embarazadas durante cortos periodos de tiempo, los auotres advierten que se necesitan más estudios antes de que pueda utilizarse en mujeres embarazadas para esquivar Zika. Las mujeres embarazadas que viven en áreas donde circula Zika pueden necesitar tomar el medicamento durante el embarazo y se desconoce la seguridad de la hidroxicloroquina para su uso a largo plazo.
"Exigimos precaución, pero, sin embargo, sentimos que nuestro estudio ofrece nuevas vías para intervenciones terapéuticas factibles --concluye Mysorekar, quien también es codirector del Centro de Ciencias de la Salud Reproductiva de la Universidad--. Nuestro estudio sugiere que una autofagia basada en la intervención terapéutica contra Zika puede estar justificada en mujeres embarazadas infectadas con el virus Zika".