Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las farmacias piden un nuevo sistema de precios que genere más competencia entre fármacos genéricos y de marca

La Federación Empresarial de Farmacias Españolas (FEFE) reclama un nuevo sistema de precios de referencia para los medicamentos financiados por el Sistema Nacional de Salud (SNS) que cree una competencia real entre los genéricos y las marcas.
En su último informe del Observatorio del Medicamento recuerda que el mercado de genéricos en España lleva estancado desde el año 2015, representando el 40 por ciento del mercado en unidades y un 20 por ciento en valores.
Para solucionar esta situación, FEFE propone un nuevo sistema de precios "basado en la definición de un precio máximo de financiación por el Ministerio y la libertad de precios y elección por los pacientes, pagando en su caso la diferencia".
Asimismo, ve necesario no interferir en la capacidad de negociación entre laboratorios y farmacias, acabar con las subastas ya que "producen desabastecimientos de fármacos" y favorecer la libertad de sustitución del farmacéutico entre medicamentos de igual composición.
Sobre esto último, la patronal farmacéutica cree que la libertad de sustitución facilitaría la elección del paciente, algo que "nunca ha existido en España, pues es la Administración quien impone dichas sustituciones por criterios económicos".
Ademas, FEFE también ha criticado en su último informe el crecimiento "anormal" del mercado hospitalario durante los peores años de la crisis económica, provocado principalmente por la "facilidad" que tenían las Administraciones sanitarias para dejar de pagar los medicamentos hospitalarios.
Otros factores que han influido en el aumento del mercado hospitalario es la introducción de nuevos fármacos reservados exclusivamente a hospitales, así como el envejecimiento de la población.
Para FEFE, someter a una población cada vez más envejecida a la atención ambulatoria en hospitales es un error, obligándoles a desplazamientos largos e innecesarios y a pérdidas de horas de trabajo. Además, los costes en hospitales pueden aumentar "desmesuradamente" en los próximos años y la atención sanitaria a enfermos agudos, verse seriamente afectada.