Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los farmacéuticos colaboran con el Día Mundial de la Esclerodermia para concienciar sobre la enfermedad

El colectivo farmacéutico presta su colaboración para concienciar sobre la esclerosis sistemática con motivo del Día Mundial de la Esclerodermia, el cual se celebra este jueves bajo el lema 'La esclerodermia no me hará perder la sonrisa'.
Esta iniciativa, organizada por la Asociación Española de Esclerodermia, tiene como objetivo dar a conocer la enfermedad, así como facilitar la integración y la atención especializada de los pacientes y colaborar con la detección precoz. Además, en las redes se difundirán mensajes con el 'hagtag' #ScleroSmile.
Por su parte, la Asociación considera que es necesario sensibilizar sobre la necesidad de seguir investigando las causas de la patología y buscar tratamientos más eficaces y seguros.
Para colaborar con las actividades del Día Mundial de la Esclerodermia el Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha elaborado el informe nº 117 sobre la esclerosis sistemática o esclerodermia con el objetivo de actualizar los conocimientos en esta enfermedad y así poder desarrollar mejor su función asistencial, informativa y de detección precoz.
Este informe incluye información sobre epidemiología de la esclerosis sistémica, su etiología y fisiopatología, aspectos clínicos y tratamiento. Además señala la importancia de la labor de los farmacéuticos, sus responsabilidades asistenciales y de control de los medicamentos en su ámbito de actuación, a través de la dispensación y seguimiento farmacoterapéutico, destacando la importancia de estimular la adherencia al tratamiento de estos pacientes.
En el caso del farmacéutico comunitario su responsabilidad se complementa con la posibilidad de suministrar información a la población, ayuda a la detección de casos ocultos en cuyo caso se redirigirá a los posibles pacientes no diagnosticados y sus cuidadores al médico. Además, el farmacéutico divulga la necesidad de los cuidados personales del paciente y su estilo de vida.