Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias de los agentes rurales asesinados en Lleida buscan a un octavo cazador para aclarar el doble crimen

Un juicio por jurado juzgará al presunto asesino
El abogado de las familias de los agentes rurales asesinados por un cazador en Aspa (Lleida) busca a un octavo cazador que habría acompañado al acusado del doble crimen para conocer más detalles de los asesinatos en su intento de demostrar que cuando el joven disparó había alguien con él.
El letrado, Pau Simarro, ha explicado a Europa Press que los testigos que han declarado este lunes en el juzgado que lleva el caso no han podido identificar al supuesto cazador del que desde un primer momento se dijo que se había marchado al coto de El Cogul.
Los dos testigos que han declarado este lunes --uno de ellos por segunda vez-- han mantenido que el asesino confeso estaba solo en el momento en el que disparó a los dos agentes rurales.
El cazador tenía caducado su permiso de armas y utilizó una escopeta a nombre de un amigo de la que siempre dijo que estaba en su coche desde dos días antes de los asesinatos porque el titular se la había olvidado.
Según Simarro, de las declaraciones de este lunes se puede concluir que el arma no la tenía no solo desde dos días antes del doble crimen, sino antes, porque "estuvo cazando con ella una semana antes".
La instrucción está entrando en su fase final, queda pendiente el informe de balística y los de las autopsias para poner fecha después la vista oral en la que un jurado popular juzgará al cazador que disparó a los dos agentes rurales.