Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una familia escucha el corazón de su hijo fallecido en el pecho de un veterano de guerra

Una familia escucha el corazón de su hijo en el pecho de un veterano de guerracuatro.com

Una familia escucha latir el corazón de su hijo fallecido en el pecho de un veterano de la Guerra de Vietnam. El joven Matt Heisler, de 21 años y estudiante en la Universidad de Dakota del Norte, falleció en un incendio. Tom Meeks llevaba esperando durante tres años a que le llamasen para confirmarle que había un donante para hacerle un trasplante de corazón. Ambas familia se han reunido para compartir sus recuerdos y recordar al joven que salvó la vida de este veterano.

Han conseguido escuchar latir el corazón de su hijo, sin embargo lo han hecho en el pecho de un veterano de la Guerra de Vietnam. Matt Heisler falleció a los 21 años en un incendio dejando atrás a sus padres, Jared y Cheryl, y su hermana pequeña, Casey. Sin embargo esta familia ha podido escuchar latir el corazón de su hijo en la persona que tras su muerte ha conseguido salvar, según recoge Fox News.
Tom Meeks fue diagnosticado con una extraña amiloidosis que por su edad y otros problemas de salud que padece hizo que hasta 5 hospitales rechazaran hacerle un trasplante de corazón, lo cual era su única esperanza de sobrevivir. Meeks tuvo que mudarse de Washington a Rochester (Minesota), para estar cerca de la Clínica Mayo, donde sí le harían el trasplante en caso de que un donante apareciera. Tuvo que esperar tres años hasta que Heisler falleció y su corazón pudo ser utilizado para salvar la vida de Meeks.
El pasado mes de noviembre ambas familias se reunieron y pudieron escuchar gracias a un estetoscopio el corazón del joven de 21 años latiendo, aunque en el pecho de otra persona. Las familias se han hecho amigos en Facebook y han planeado volver a verse en marzo, justo cuando Meeks tiene una revisión con el médico, y en el aniversario de la muerte de Matt Heisler. "El corazón con el que crecí y que sintió todos mis abrazos cuando le abrazaba a él, está ahí fuera en algún lugar", asevera Casey, la hermana de Matt.
Tom Meeks no ha sido la única persona en recibir órganos del joven. Matt se hizo donante a los 16 años, y gracias a su decisión ha conseguido donar a dos mujeres sus riñones y a un hombre de 61 años su hígado. "Me levanté por la mañana y le dije a Matt que papá y mamá venían hoy a vernos", le dijo Tom Meeks al padre de Matt, Jared Heisler, en el momento en el que se vieron por primera vez.