Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expertos piden una puesta en marcha de estrategias a nivel nacional e internacional para el control del tabaquismo

El Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud insta a la puesta en marcha de estrategias a nivel nacional e internacional para el control del tabaquismo, en concreto, medidas para promover el abandono del tabaco y el tratamiento adecuado de la dependencia, según ha recordado el miembro de la Junta Directiva del Comité Nacional para la prevención del Tabaquismo (CNPT), Andrés Zamorano.
Aunque los progresos han sido considerables, la aplicación de los planes es desigual entre países y comunidades autónomas por lo que Zamorano ha insistido en que las autoridades sanitarias deberían asumir el papel frente al control del tabaquismo.
Zamorano también ha indicado que que el 25 por ciento de quienes acuden a una consulta de atención primaria fuma, y por ello "hay que remar juntos frente a una auténtica epidemia". Así, igual que en otras enfermedades, es necesario poner a disposición de los pacientes más recursos.
"Es una enfermedad tratable y prevenible con tratamientos efectivos, pero, al no estar considerada una enfermedad crónica, como la diabetes, su prevención está relegada", ha alertado el experto.
FINANCIACIÓN DEL TRATAMIENTO
Los expertos consideran que financiar los tratamientos contra el tabaquismo es un reclamo, "tenemos tratamientos seguros y eficaces para tratar el tabaquismo. Cuando hacemos estudios coste-beneficio de estos tratamientos con respecto a otros tienen mejor relación los del tabaquismo", ha explicado Jiménez.
Jiménez ha puesto el ejemplo de Inglaterra, cuyo sistema sanitario financia desde el año 2000 los tratamientos para dejar de fumar, una estrategia que está dando buenos resultados. El experto también ha indicado que el acceso a estos tratamientos por parte de los pacientes se haga en condiciones de equidad. Así, la financiación de los tratamientos agilizaría el acceso a todas las clases sociales.
"Lo que está claro es que hay pasos previos en los que España va con retraso, como la aplicación de la directiva europea que es competencia del Estado poner en marcha esta directiva, para acotar el repunte actual de nuevos fumadores", ha afirmado. A partir de ahí, cada CC.AA. podrá adaptar la normativa y abordar el problema.
Por su parte, el experto en evaluación farmaeconómica de QuintilesIMS, Daniel Callejo, ha puesto en valor la relevancia de los estudios coste-beneficio de estos tratamientos. "Desde el punto de vista económico estas intervenciones pueden ahorrar recursos al sistema sanitario", ha indicado.
Sin embargo, los expertos coincidieron en que la visión cortoplacista de las administraciones es el principal escollo para avanzar en este camino.
PRINCIPAL OBJETIVO
Tal y como lo ha manifestado el director general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Juan Martínez, "el principal objetivo de salud pública es el tabaco". A su juicio, la sensación en el abordaje de esta enfermedad es de estancamiento, "aunque los datos apuntan a una reducción lenta basada en la no incorporación de los fumadores".
El jefe de la Unidad de Tabaquismo de la Consejería de Sanidad de Madrid, Carlos A. Jiménez, ha coincidido en la desaceleración de los avances de la legislación española.
"La ley es buena y ha contribuido a la reducción del tabaquismo, pero se han detectado problemas con fumadores que deben tener una asistencia adecuada. Potenciar medidas económicas para que el fumador deje la adicción es esencial para Jiménez. Por ejemplo, elevar el precio del tabaco y que ese impuesto "repercuta en campañas de prevención y tratamiento del tabaquismo", ha explicado.
La cesación tabáquica es la única manera de alcanzar la reducción del 25 por ciento de la mortalidad prematura en enfermedades no transmisibles en 2025, como acordó la Naciones Unidas en 2011.
Sin embargo, la probabilidad de que una persona deje de fumar sin ayuda es escasa tal y como se ha puesto de manifiesto en el Encuentro de Redacción 'Concienciación sobre el tabaquismo', organizado por Wecare-u y con la colaboración de Pfizer.