Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exministro Caldera reclama mejorar la Ley de Dependencia, diez años después de su aprobación

El exministro de Trabajo y Asuntos Sociales Jesús Caldera, bajo cuyo mandato se aprobó la Ley de Dependencia, ha pedido ahora "priorizar" la mejora del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia (SAAD) ante el creciente envejecimiento de la población.
Cuando se cumple el décimo aniversario de la ley, Caldera ha reivindicado que "nadie discute ya hoy que debe existir una ley de dependencia" y ha hecho hincapié en que "para 2030 ó 2040 habrá más personas que tengan más de 65 años que trabajando", algo que, a su juicio, pone de manifiesto la necesidad de fortalecer el SAAD.
El exministro ha participado en unas jornadas organizadas por el CERMI bajo el título '2006-2016: 10 años de la Ley 39/2006, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a Personas en Situación de Dependencia: ¿Más y mejor protección social una década después?'. Durante su intervención, se ha mostrado convencido de que los efectos económicos de la ley son beneficiosos para el país.
En este sentido, ha subrayado que, al ser los servicios de atención a la dependencia un tipo de trabajo no deslocalizable, "invertir en este sector hace que se recupere buena parte de lo que se gasta". "Si entendiéramos cómo va a evolucionar el tejido productivo en nuestro país reforzaríamos más este aspecto", ha asegurado.
Por su parte, el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, ha exigido que la Ley de Dependencia sea "irreversible" y ha calificado como un logro "inédito" la aprobación de derechos sociales en clave de derechos "subjetivos y fundamentales".
Pese a ello, ha reconocido que durante los últimos años, debido a la crisis económica, el país "no ha estado a la altura del desafío que suponía la ley" y ha lamentado que "casi una de cada tres personas con derecho a beneficiarse de apoyos está en lista de espera, sin percibirlos".
A su vez, la vicepresidenta de la ONCE, Patricia Sanz, ha manifestado la importancia de distinguir los conceptos de dependencia y discapacidad porque, a su juicio, la ley, "no ha desarrollado plenamente" la noción de autonomía personal, y se ha orientado especialmente a la atención a la dependencia. "Si se desarrollara con recursos suficientes, habría menos personas que, a corto plazo, lleguen a ser dependientes", ha indicado.
En la reunión han participado también el jefe de Área de Sanidad y Política Social del Defensor del Pueblo, Bartolomé José Martínez, quien ha asegurado que han sido "muy escasas" quejas recibidas por parte de la institución de los ciudadanos en lo referente al SAAD; y la directora general del IMSERSO, Carmen Balfagón, quien ha reclamado "resaltar la igualdad en todo el territorio nacional "con la atención de todas las personas en situación de dependencia. "A todo esto hay que añadir la dignidad del dependiente allí donde esté", apostilla.