Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio demuestra que el tratamiento con hormona de crecimiento es "efectivo y seguro"

El estudio nacional 'PEG' ha mostrado que el tratamiento con la hormona de crecimiento es "efectivo y seguro" en niños pequeños para edad gestacional, según se ha puesto de manifiesto en el XXXIX Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP).
El trabajo, que se está llevando a cabo en más de 20 centros españoles con alrededor de 400 pacientes PEG, y cuyos resultados finales se esperan para dentro de unos cuatro años, buscaba conocer el efecto de la hormona de crecimiento en estos pacientes en torno a dos aspectos.
"Por un lado, sus posibles efectos adversos sobre la resistencia a la insulina, pero no se ha observado un aumento excesivo al respecto, así como en casos de diabetes relacionados", ha explicado el coordinador del estudio y presidente del Comité Organizador del Congreso y coordinador de la Sección de Endocrinología Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga, Juan Pedro López Siguero, a propósito del simposio que la compañía Merck celebra en el congreso.
Por otro lado, prosigue, el estudio ha demostrado la eficacia del tratamiento, ya que se ha mejorado la talla con un 1,5 de desviaciones estándar de la talla, es decir, unos 10 centímetros sobre la basal. "La eficacia ha sido similar a la demostrada en estudios previos, y en este caso se ha comprobado con un grupo grande de pacientes en tratamiento, es decir, no seleccionados expresamente, como ocurre en los ensayos clínicos", ha apostillado.
Y es que, tal y como ha recordado, lograr un crecimiento extra de 10 centímetros representa un avance "muy grande" para muchos niños, ya que la indicación existe desde hace doce años; antes estos casos no se trataban. Este avance se debe, en parte, a los estudios genéticos y bioquímicos.
"En los próximos años lo más importante será la identificación de los buenos respondedores al tratamiento, para no tratar de forma genérica a todos los pacientes. De esta forma, además, se podrán analizar las causas por las que un paciente no responde al tratamiento" Los biomarcadores genéticos y bioquímicos serán los encargados de esta identificación", ha zanjado el experto.