Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estudiante de secundaria muere tras ser tiroteado en medio de una clase en México

Un estudiante de secundaria ha fallecido después de que uno de sus compañeros le disparara en la cabeza durante una clase, frente a su maestra y al resto de los alumnos.

En el turno de tarde de la Escuela Secundaria Oficial 574 ‘Gustavo Baz Prada’, situada en el municipio de Atizapán, en México, Ricardo Alvarado Ordóñez recibió un impacto de bala por parte de Édgar Yoevani, informa Vertigopolitico.com.
Ricardo, de 13 años, fue trasladado al Hospital de Traumatología de Lomas Verdes, donde murió un día, según los padres del adolescente.
El agresor, de 15 años, fue detenido y llevado a la Escuela de Reintegración Social para Adolescentes en Zinacantepec.
Fallido operativo 'Mochila segura'
Aunque en la escuela se lleva a cabo el operativo ‘Mochila Segura’, mediante el que las mochilas son revisadas por la policía, el joven logró introducir una pistola escondida en la manga de su jersey.
En su interrogatorio, el adolescente, de nombre Édgar Yoevani, reconoció que las revisiones en la escuela eran simuladas y que él escondió la pistola. El día del asesinato, se había realizado el operativo ‘Mochila Segura’.
"El muchacho dice esto: 'que siempre llegan las patrullas con su libreta, les firma la directora, las patrullas se van, y no nos hacen Operación Mochila'", relata Ricardo Ordóñez, abuelo de la víctima y quien atestigua la primera declaración de Édgar, informa spdnoticias.
De acuerdo con los padres de familia, el operativo se desarrollaba con regularidad desde 2013 y se intensificaron después del 6 de mayo, cuando Ricardo fue tiroteado en la cabeza.
"Si se hubiera hecho como realmente se hace un 'Operativo Mochila' se hubiera evitado la muerte de mi hijo", se lamenta Azucena Ordóñez, madre de la víctima.