Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El espeleólogo español Cecilio López-Tercero, ocho días atrapado en una cueva en Perú

Rescate de Cecilio López Tercerocuatro.com

La Federación Madrileña de Espeleología y varios clubes no escatiman medios, que están poniendo de su bolsillo, para rescatar a Cecilio López-Tercero, que el pasado día 18 de septiembre quedó atrapado en una cueva de Perú a 400 metros de profundidad. Cayó desde una altura de cinco metros a una cavidad húmeda, oscura y  fría, la temperatura ahí abajo es de unos diez grados. Además, Cecilio está herido. Eso complica su rescate, en el que las autoridades peruanas se han volcado con el envío de aviones, helicópteros, dotaciones de bomberos, voluntarios espeleólogos, protección civil y personal del Ejército. Los colegas de Cecilio denuncian la pasividad del Gobierno español en este caso y le acusan de no haber hecho lo suficiente.

Los esfuerzos para sacar con vida a Cecilio López-Tercero no cesan en el octavo día de rescate. Mientras viaja desde España un equipo de socorro formado por medio centenar de expertos españoles, siguen las labores de rescate del espeleólogo madrileño atrapado en una cueva de difícil acceso en Perú, tras lesionarse la columna después de caer desde una altura de cinco metros.
La complicada orografía del terreno donde sufrió el accidente Cecilio López-Tercero hace ocho días requiere movilizar en la operación a un dispositivo de experimentados espeleólogos de entre 50 y 60 personas que estarán el sábado en el terreno, ha explicado a Europa Press el coordinador técnico de rescate de los trabajos desde España, Agustín Rodríguez.
En las inmediaciones de la cueva se ha levantado un campamento base que aloja ya a 16 expertos, a quienes las autoridades peruanas y la Embajada y Consulado españoles les han facilitado medios de transporte por tierra y aire para llegar hasta esta zona selvática situada a unos 200 kilómetros de Lima.
   El Gobierno español, que ha desplazado dos funcionarios diplomáticos a las inmediaciones de la cueva, también aporta a la expedición víveres y agua, mientras que Bomberos sin Fronteras Perú ha contribuido con una potabilizadora de agua y un generador eléctrico, han informado fuentes diplomáticas.