Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 2.000 españoles con más de 40 años sufren autismo y no saben cómo va a afectar a su vejez, según un estudio

Más de 2.000 personas que padecen autismo están en fase de envejecimiento y aún desconocen cómo afecta esta época de su vida a su enfermedad, según revela un informe de Autismo España presentado este jueves, 29 de septiembre, en la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en Madrid.
Según explica el trabajo, muchas de las personas diagnosticadas con el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) son relativamente jóvenes y no han alcanzado todavía edades avanzadas. No obstante, indica que son cada vez más los pacientes que superan la mediana edad y se aproximan al envejecimiento.
En este sentido, la entidad ha solicitado a la administración pública, a profesionales y a organizaciones vinculadas a personas mayores que aborden "de manera urgente" medidas que faciliten un envejecimiento de calidad a aquellas personas mayores de 40 años. Asimismo, pide que se investigue más sobre los factores que más inciden en la calidad de vida de las personas con TEA en edades avanzadas.
Para el secretario de la Junta Directiva de Autismo España, José María Sabido, existen "lagunas de conocimiento" sobre la salud de las personas mayores que presentan TEA. "Es imprescindible ampliar la investigación sobre este asunto e impulsar medidas que promuevan un envejecimiento activo de estas personas", ha afirmado.
Igualmente, el estudio destaca que se está registrando un incremento de los índices de mortalidad en las personas que sufren autismo. Según explica, este hecho se produce a raíz de una "infravaloración" de los diagnósticos. Es más, asegura que la insuficiencia respiratoria supone la principal causa de muerte entre los autistas y la epilepsia como principal causa de muerte prematura.
Por otro lado, pide una mayor investigación de los efectos secundarios a largo plazo de los tratamientos psicofarmacológicos que reciben algunas personas con TEA durante su vida. Igualmente, comenta que las personas con esta enfermedad presentan "muchas necesidades de apoyo" que no tiene respuesta de actualidad.
Además, el trabajo ha detectado que las políticas públicas al respecto "son enormemente dispares y ponen de manifiesto grandes diferencias territoriales".
SITUACIÓN ACTUAL DE LOS PACIENTES
Por otro lado, el informe ha encontrado una serie de síntomas comunes a todos los pacientes de TEA mayores de 40 años en aspectos de salud, seguridad y participación ciudadana. Según revela, estas personas sufren deterioros físicos y cognitivos que suelen estar relacionados con problemas articulares, pérdidas de habilidades comunicativas y problemas psicológicos.
Asimismo, el trabajo comenta que existe poca información y cierta confusión en aspectos de garantía económica y protección jurídica en la familia de los afectados de cara al futuro de estos. Asimismo, el informe ha detectado que existe "una vulnerabilidad económica" de aquellos pacientes que no han estado asociadas al mercado laboral.
Por su parte, la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, ha comentado que "es necesario" conocer a fondo cómo afectan los trastornos a las distintas partes de la vida de los pacientes. "Debemos detectar las barreras que impiden un envejecimiento activo a estas personas", ha asegurado.
Para afrontar los retos del envejecimiento en pacientes con TEA, Autismo España ha pedido que se avance en un diagnóstico precoz y que se incluya el conocimiento de la enfermedad en los avances sobre gerontología. Asimismo, solicita que se promueva la formación y la capacitación de profesionales en función a las necesidades de estas personas.
Finalmente, la entidad ha pedido que se aborden medidas de sensibilización sobre la sociedad y que se garanticen sistemas de apoyo y servicios especializados para mantener la igualdad de oportunidades a lo largo de la vida de los pacientes.