Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi el 80% de los niños españoles se resisten a irse pronto a la cama tras las vacaciones de verano

Los más obedientes, los asturianos; los más desobedientes, baleares y catalanes
La gran mayoría de los niños se resiste a volver a la rutina tras las vacaciones y retomar los hábitos del sueño: el 78 por ciento pone excusas para irse temprano a la cama temprano y sólo el 24% se acuesta a la misma hora todos los días entre semana, según un estudio realizado por Topnanny.com.
El documento publicado este martes 20 de septiembre, se basa en una encuesta a más de medio millar de padres y madres, realizada durante la primera quincena de septiembre, indica, no obstante, que el 67% consigue que sus hijos se metan en la cama en menos de 20 minutos mientras que el 8% emplea para esto media hora como mínimo.
Según este estudio, los niños más obedientes son los asturianos, ya que el 39% tarda menos de diez minutos en acostarse frente al 32% de la media nacional. Los escolares de Baleares y Cataluña, por el contrario, superan la barrera de los 30 minutos, concretamente, el 14% y el 13% respectivamente, frente al 8% de media nacional.
"Para la mayoría cualquier excusa es válida para intentar posponer el momento de dormir", según los autores de este informe, que señalan que la más más utilizada es el clásico "cinco minutos más" (20%), seguido de "tengo sed o hambre" (18,5%), "quiero leer un cuento" (18%) o "no han terminado los dibujos" (15%).
Los resultados de la encuesta revelan que hay padres que acaban recurriendo a chantajes o premios para intentar llegar a un acuerdo. Entre los más recurrentes se encuentran permitir acostarse más tarde el fin de semana (21%), dejar ver dibujos animados al día siguiente y llevar al parque (16%, ambos) o comprar algún regalo o juguete (9%).
Los padres madrileños son los que más recurren a sobornos, un 19%, frente al 13% de media nacional. Los padres más estrictos son los gallegos, ya que apenas un 8% afirma hacer uso de esta técnica.
Ante la pregunta de si sus hijos duermen lo suficiente, un 56% de los padres españoles responde de manera positiva; el 35% piensa que deberían dormir un poco más; y el 7% cree que no duermen lo suficiente.