Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 61% de los españoles estarían dispuesto a pagar más por consumir pescado sostenible, según Greenpeace

El 61% de los españoles estarían dispuesto a pagar más por consumir pescado sostenible, según revela una encuesta encargada por Greenpeace en España, Italia y Grecia para analizar los hábitos de consumo de productos pesqueros.
De este modo, se muestran favorables a pagar más por un pescado sostenible o a disminuir su consumo. Así, del 61% de españoles que ha respondido que pagaría más por productos pesqueros sostenibles, el 51% estaría dispuesto a pagar entre un 5% y un 10% más y el 10% pagaría hasta un 20% adicional o incluso más.
La organización destaca que las principales especies comerciales más populares en los tres países están sobreexplotadas, como la merluza. "Esto pone en relieve el enorme papel que desempeñan los consumidores en la protección de nuestros recursos marinos si dieran un cambio en su consumo", señala Greenpeace.
Además, los consumidores saben "muy poco" acerca de los productos del mar que comen: menos de 10% de los consumidores buscan la forma en que el pez fue capturado (Grecia: 7%, Italia: 9% y España: 7%). Asimismo, entre dos y tres de cada 10 consumidores buscan en el origen del producto (Grecia: 20%, Italia: 30% y España: 13%) a pesar de que parecen mostrar una preferencia por el pescado local o nacional.
La frescura, el precio y el sabor son los principales factores de selección de los consumidores, según la encuesta. Los compradores italianos son más sensibles también al origen (si es nacional o local) y a la receta utilizada para la preparación. Además, España e Italia han aumentado su consumo en el hogar, lo que podría atribuirse a un aumento de la importación de productos pesqueros con precios competitivos.
El concepto de sostenibilidad no está claro para las personas consumidoras (Grecia 28%, Italia: 53% y España el 58% ), lo que se refleja en sus decisiones diarias mencionadas anteriormente. Sin embargo, el estudio revela que la mayoría cree que el nuevo etiquetado de la UE les permitirá tomar decisiones de consumo sostenibles.
Por último, el informe muestra que los consumidores tienen una alta disposición para contribuir con su consumo de pescado y marisco a la protección de los océanos. Así, las personas encuestadas están dispuestas a reducir la cantidad de pescado que comen (Grecia: 88%, Italia: 91% y España el 82%). Además, la mayoría en los tres países están a favor de la idea de pagar más por el pescado que comen.
UN MODELO RESPETABLE CON EL MEDIO AMBIENTE
Greenpeace ha explicado que a pesar de que más del 85% de las poblaciones de peces están sobreexplotados en el mar Mediterráneo, los mercados se "inundan" con marisco y pescado capturado de manera no sostenible, con métodos de pesca "destructivos" que limitan las opciones de consumo.
Por ello, la organización ha pedido a los consumidores que exijan gradualmente un modelo justo de mercado que respete el medio ambiente marino, aumente la trazabilidad y premie a las personas que pescan de forma sostenible. "Las personas que consumen pescado y marisco tiene el poder de ser parte de la solución con las decisiones que toman a diario", señalan.
Como medida de apoyo para que los consumidores puedan comenzar a proteger los océanos a través de su compra, Greenpeace lanzó el pasado julio un calendario y web-app de especies de temporada que ayuda a realizar una elección más responsable. En este proyecto participaron renombrados chefs como Diego Guerrero, Sergi Arola, Joan Roca o Maria Solivellas con recetas de pescado de temporada.
"Es evidente que el comportamiento de los consumidores está regido por la situación actual del mercado, que es insostenible ya que ofrece pescados tanto de temporada como de fuera de temporada provenientes de la sobreexplotación de los caladeros", ha el responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace, Celia Ojeda.