Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 76 por ciento de los españoles admite que no suele acudir a revisar su audición

El 76 por ciento de los españoles admite que no suele acudir a revisar su audición. De este porcentaje, un 38 por ciento lo hace cuando siente molestias o padece alguna enfermedad auditiva mientras que solo el 24 por ciento suele visitar periódicamente a un especialista, según la VI edición del Estudio '¿Eres todo Oi2?'.
A pesar de estos datos, un 79 por ciento de los españoles reconoce que sufre dolor de oído en alguna ocasión. De estos, a un 51 por ciento le ocurre de forma ocasional, frente a un 14 por ciento, al que le sucede especialmente al pasar por un túnel en tren o al viajar en avión. La exposición al ruido constante (9%) o el verano (5%) son otras de las causas por las que aparece el dolor.
Esta investigación también destaca que la otitis sigue siendo la principal enfermedad de oído que sufren los españoles (23%). Sin embargo, un 33 por ciento reconoce que nunca ha padecido ninguna dolencia auditiva.
Los especialistas en salud auditiva recomiendan llevar una alimentación sana para gozar de una buena salud auditiva, pues hay ciertos alimentos que contienen vitaminas y nutrientes que permiten detener la pérdida de audición.
DIFICULTADES PARA OÍR LA TELEVISIÓN
Los síntomas para detectar la pérdida auditiva también están incluidos en este estudio. El principal de estos está relacionado con la dificultad para oír la televisión y tener tendencia a ponerla alta, pues le sucede a un 29 por ciento de los encuestados.
Otros indicios son la dificultad para seguir una conversación tranquila con alguien (26%), no entender lo que dice la persona con la que se habla cuando hay conversaciones cruzadas (22%), no oír sonidos como un timbre o un teléfono (18%) y tener que leer los labios de las personas que hablan (5%).