Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los obispos españoles agradecen al Papa la clemencia con Vallejo Balda y el obispo de Astorga decidirá su nuevo cometido

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha asegurado que es un motivo de "alegría y agradecimiento" el gesto de clemencia del Papa Francisco con el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, al que ha concedido la libertad condicional antes de haber cumplido el total de la condena de 18 meses de prisión que le fue impuesta en julio de este año por filtración de documentos de la Santa Sede.
"La valoración es unirme a este sentimiento de clemencia del Papa que creo que hay que valorar en esa clave que ha estado manifestando con gestos continuos a lo largo del Año de la Misericordia", ha indicado Gil Tamayo a Europa Press. Además, ha añadido que "la reintegración en su diócesis con una verdadera inserción en la vida diocesana es un motivo de alegría y de agradecimiento al Papa".
A partir de este momento, cesa cualquier tipo de relación laboral entre la Santa Sede y el sacerdote español, que regresará a su diócesis, Astorga, donde el obispo Juan Antonio Menéndez Fernández será el encargado de encomendarle un nuevo cometido.
"Eso ya es competencia del obispo de la diócesis; los curas dependen de un obispo, su servicio a Roma ha sido, digamos, con permiso de su obispo en su momento y ahora se reintegra al servicio de esa diócesis para lo que el obispo determine con la mediación de este gesto de clemencia del Papa Francisco", ha explicado el portavoz de la CEE.