Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La difícil lucha de Jimena y Sasha por permanecer juntas

Han sido días de angustia e incertidumbre para la familia de Jimena Rico. Días que afortunadamente han terminado cuando la joven malagueña de 28 años llamaba a su familia para decirles que estaba bien, aunque retenida junto a su pareja en un centro de detención en Estambul.

Se baraja que fueron detenidas en el país por estar indocumentadas, porque el padre de Shasa, la pareja de Jimena, les había roto previamente el pasaporte, ya que se opone a su relación y trató de impedir su viaje.

La huida había comenzado en Dubái, donde vive Shasa y adonde habían viajado, ya que presuntamente su madre estaba enferma; una mentira orquestada por el padre con el fin de retener a su hija en casa y separarlas, porque en Dubái la homosexualidad se castiga con pena de muerte.

Ellas escaparon entonces a Georgia, y es ahí donde el padre, que las siguió, rompió sus billetes y visados.

Pese a ello, consiguieron huir por la frontera de Turquía, y es ahí donde se les pierde la pista durante tres días, hasta ahora.

El consulado español en Estambul ya se ha puesto en contacto con Jimena y está previsto que este viernes se reúnan con ella antes de que sea deportada.