Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los siete errores por los que odiamos limpiar la casa

Los siete errores por los que odiamos limpiar la casaGtres

Por exceso o por defecto, la limpieza del hogar puede convertirse en una tortuosa tarea en la que, además, podemos llegar a gastar más tiempo, esfuerzo y dinero del necesario. Mucho cuidado con los siete errores que pueden arruinarnos una labor que, bien planeada, puede resultar menos trabajosa de lo que se cree.

Algunas recomendaciones y un poco de previsión pueden ahorrar unas largas horas rodeados de estropajos y botes llenos de productos químicos. Según la publicación Vidasostenible, estos son los siete errores en los que no se debe caer a la hora de planear la limpiza doméstica. 
1. Obsesión por el brillo. Más brillo no garantiza más limpieza. Es suficiente con una limpieza cuidadosa, incluso en la cocina. 
2. Los bactericidas. La esterilización de las superficies no ayuda a la salud. Cierta cantidad de bacterias y microorganismos mantenidos a raya por una limpieza regular debe resultar suficiente. No deben emplearse jabones bactericidas a no ser que se padezca un problema de salud y el médico lo haya recomendado. 
3. Arsenal de productos de limpieza. Un producto específico para cada superficie y labor es inútil. La limpieza corriente puede cubrirse con productos cotidianos: una pastilla de jabón, estropajo, fregona y vinagre pueden resultar suficientes. 
4. Productos químicos especializados. Suelen llevar los indicativos de peligrosidad por ser corrosivos o tóxicos y se emplean en limpiezas especiales o para matar insectos. Conviene mantener una limpieza regular más ligera y evitar llegar al punto de tener que emplearlos, para, por ejemplo, matar arañas o cucarachas. 
5. Limpieza extrema. Es más efectivo y barato llevar a cabo limpiezas regulares cada poco tiempo que esperar a que la casa esté muy sucia. 
6. Casa hedionda. Algunas personas rechazan el olor natural de la vivienda con ambientadores químicos o eléctricos. En este caso, es más conveniente emplear ambientadores naturales. 
7. Limpieza 'de anuncio'. No hay que creerse que con un 'pase de bayeta', como ocurre en la publicidad televisiva, se elimina toda la suciedad de la cocina o cuarto de baño. De nuevo, se recomienda una limpieza regular.