Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los enfermos vuelven a pedir que la enfermería oncológica sea reconocida como una especialidad

La Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO) vuelve a pedir que la enfermería oncológica sea reconocida como una especialidad pro lo que tras años solicitándolo sin éxito ha decidido redactar un documento de competencias para intentar lograr que la enfermería oncológica sea considerada como un área de especialización.
"Es fundamental tener una base de conocimientos sólida que, ahora, se adquiere gracias a cursos de formación y al trabajo diario en los servicios de oncología de los hospitales", ha indicado la directora de Enfermería de MD Anderson Madrid, Carmen Vázquez.
La especialista ha explicado que una enfermera oncológica participa en cada uno de los aspectos puestos en marcha en esta área, desde los programas de prevención y detección precoz hasta el diagnóstico y el tratamiento con quimioterapia, radioterapia, cirugía u otros fármacos, en programas de investigación y ensayos clínicos, por lo que Vázquez cree que sería importante una especialización 'ad hoc' en oncología.
"Manejamos los conocimientos generales de esta área desde la carrera, pero sería interesante una formación más específica que incluya, por ejemplo, nociones sobre genética y cáncer, biología molecular, marcadores e inhibidores tumorales, o investigación en cáncer, sin olvidarnos de los aspectos psicológicos de la enfermedad ", ha señalado.
Vázquez ha indicado que la enfermería pone en relieve no sólo la gran cantidad de nuevas opciones terapéuticas sino que también está empezando a jugar un papel clave en oncología y que en los últimos años se han multiplicado de forma exponencial, haciendo del cáncer en muchos casos una enfermedad crónica.
Además, dado que "es la enfermera quien más tiempo pasa con el paciente, la especialización no solo serviría como base para la mejora del trabajo diario de estos profesionales, sino también como una ayuda para los pacientes", ha continuado.
La experta ha afirmado que teniendo estos conocimientos, podrían trabajar con más autonomía, ayudando al paciente y su familia a lo largo de todo el proceso de su enfermedad.
TRATO PERSONALIZADO
Vázquez ha explicado que lo más importante es "tratar a cada paciente entendiendo cómo vive este la enfermedad", ya que un diagnóstico de cáncer supone una alteración vital que cada persona afronta de una manera distinta.
Por ello, el personal sanitario tiene que "poner el foco también en el esfuerzo por reconfortar emocionalmente a los pacientes, escuchando, detectando necesidades, orientando, solicitando la ayuda de otros especialistas como psicooncólogos", ha apuntado Vázquez.
La experta ha señalado que el estrés emocional que puede provocar un diagnóstico de cáncer repercute de manera directa en el trato y en la relación con el personal que le está cuidando, que además en ocasiones no solo sirve de apoyo y soporte para los propios pacientes, sino también para sus familiares.
Y ha concluido indicando que "también hay casos de personas que asumen la enfermedad de forma increíble y aquí son ellos los que sirven de ejemplo al personal de enfermería del centro".