Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lucha de Noel por su muerte asistida: "No estoy preparado para sufrir hasta el final"

La lucha de un enfermo terminal para que Reino Unido permita la muerte asistidaREUTERS

El Tribunal Superior de Londres estudia ya la causa de Noel Conway, un británico de 67 años que padece la enfermedad de la neurona motora, –terminal y degenerativa–, y reclama que se apruebe el derecho a tener una muerte asistida, "en paz y digna". "No estoy preparado para sufrir hasta el final, ni quiero alargarlo más", afirma, en un ruego a la Justicia de Reino Unido.

De 67 años y oriundo de Shrewsbury, Inglaterra, Noel Conway padece la enfermedad de la neurona motora o motoneurona. Fue diagnosticado en 2014, momento desde el cual libra una lucha, no solo contra su afección, terminal y degenerativa, sino también contra la legislación británica, ante su ruego para que se le permita una muerte asistida.
Sabedor de que su enfermedad no tiene cura y los pronósticos médicos no le dan más esperanza de vida que la de los próximos 12 meses, Conway quiere acabar con su sufrimiento.
“Voy a morir, y he asumido este hecho. Pero lo que no acepto es que se me niegue la capacidad de decidir el cuándo y el cómo de mi muerte. No estoy preparado para sufrir hasta el final, ni quiero alargarlo más, prolongando una muerte entre sedaciones de morfina”, afirma, en declaraciones recogidas por The Guardian.
La lucha judicial por una muerte asistida: “No estoy preparado para sufrir hasta el final”
“Deberían permitirme la opción de tener una muerte asistida, aquí, en este país, en mis últimos seis meses de vida. Por esto es por lo que estoy luchando. Me daría una enorme paz y me permitiría vivir mi vida al máximo, disfrutando de mis últimos momentos con mis seres queridos hasta que decida que es la hora de ‘irme’”, explica, manifestando su temor a que el dolor sea todavía más grande y tanto él como sus familiares sufran todavía más de lo que ya lo hacen, además de mermar sus facultades mentales, las cuales la defensa resalta para asegurar ante la Justicia que su decisión es plenamente consciente y meditada.
Por este motivo, los abogados resaltan la importancia del caso y de que sea supervisado por el Tribunal Supremo de Londres, ante el que han logrado llevar la causa, que será revisada por tres jueces, se prolongará a lo largo de cinco días y podría tener consecuencias relevantes en lo que respecta a la legislación sobre el derecho a morir en Reino Unido, detalla Sky News.
Es por este motivo por el que han sido muchos los que se han movilizado para apoyar a Conway y el derecho que reclama, organizando manifestaciones frente al Parlamento encaminadas a la consecución del mismo objetivo.
Actualmente, este antiguo profesor de universidad precisa de un equipo de ventilación para respirar y una silla de ruedas para poder desplazarse, y todo cuanto pide es “ayuda para tener una muerte pacífica y digna”.