Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los enfermeros ponen en marcha un estudio para analizar la exposición de los profesionales a medicamentos peligrosos

El Instituto Español de Investigación Enfermera del Consejo General de Enfermería va a poner en marcha un estudio con profesionales que están en contacto con algunos medicamentos peligrosos para comprobar si están expuestos a determinadas sustancias potencialmente peligrosas para la salud.
El estudio analizará muestras de orina de los profesionales y, si se demuestra que la seguridad de los trabajadores no está garantizada mediante los medios de protección necesarios y los protocolos adecuados, se exigirá a todas las administraciones públicas, desde la Mesa de la Profesión Enfermera (integrada por el Consejo General y el Sindicato de Enfermería SATSE, que también colabora en este proyecto) que se tomen la medidas pertinentes para que ningún profesional sanitario ponga en riesgo su salud en el puesto de trabajo.
De forma paralela, el Consejo General trabaja a nivel europeo para la modificación de la directiva comunitaria que aborda los medicamentos peligrosos para que se elabore un listado de fármacos que implican una manipulación y administración especial junto con una serie de medidas mínimas y protocolos de actuación que amparen a toda la enfermería europea.
"En España, hemos conseguido que se apruebe una nota técnica de prevención en la que se aclara la necesidad del uso de sistemas cerrados para la preparación de estos medicamentos. Asimismo, recientemente, se ha aprobado el listado de aquellos que se consideran peligrosos y las medidas que hay que tomar para su manipulación y administración", ha comentado el director del Instituto Español de Investigación Enfermera, José Luis Cobos.
Entre estos fármacos, recuerda, se encuentra el micofenolato de mofetilo, medicamento que dio lugar al expediente de la enfermera valenciana embarazada hace apenas un mes y que está clasificado en la lista del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (NIOSH) como posible o probable carcinógeno, mutágeno, genotóxico y/o reprotóxico.
Por todo ello, el Consejo General también va a ofrecer una vía para denunciar y notificar las situaciones de riesgo que consideren, a través del 'registro de eventos adversos', con el fin de actuar ante el incumplimiento de las recomendaciones y los estándares mínimos establecidos por el Sistema Sanitario.
SUSPENSO EN BIOSEGURIDAD
Por otra parte, en el contexto del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, el organismo ha avisado de que los análisis que se han llevado a cabo sobre la correcta aplicación de la Directiva Europea de Bioseguridad revelan que España tiene "importantes carencias" en este sentido.
De hecho, tal y como ha constatado el Observatorio de Bioseguridad de la Mesa de la Profesión Enfermera, las administraciones sanitarias y las empresas que gestionan centros sanitarios no alcanzan el aprobado en cuanto a la implementación real de lo establecido en la Orden de 2013, por la que se establecen las medidas necesarias para la prevención de lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes, y que traspuso la Directiva de la Unión Europea aprobada en 2010 al respecto.
Dada su actividad diaria, tal y como ha recordado el Consejo General, los profesionales de enfermería son un colectivo especialmente afectado por este tipo de lesiones que conllevan una alta posibilidad de contagio de más de una veintena de virus potencialmente mortales.
"Un entorno de trabajo seguro repercute en la propia seguridad de los pacientes, algo sobre lo que tiene también una influencia directa el número de enfermeras y sus condiciones laborales. Los dispares ratios de enfermeras en relación a la población, con un abismo entre unas regiones y otras y frente a países de nuestro entorno, en general, por debajo de la media europea, también tienen una repercusión directa sobre la seguridad en el entorno de trabajo y los accidentes que ponen en riesgo la salud de los profesionales y los pacientes", ha zanjado el organismo.