Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las enfermeras deben tener conocimientos específicos para dar un cuidado de calidad al paciente ostomizado

Las enfermeras deben tener los conocimientos específicos y las herramientas necesarias para mejorar la calidad de vida de los pacientes ostomizados, ya que "si la enfermera que trata al paciente ostomizado no es experta en este ámbito calidad de vida se verá mermada", señala Gema Casado, responsable de formación de Coloplast.
Bajo el título 'Puntos clave en la atención del paciente ostomizado', en un simposio celebrado en el Congreso Internacional de Enfermería de Barcelona, se ha tratado de mostrar el perfil de paciente ostomizado, sus inquietudes, los miedos que presenta después de la cirugía y cómo abordar estas situaciones como enfermeras expertas en ostomías.
Según destacaron en el encuentro, cada paciente es diferente, y, por tanto, su tratamiento es personalizado. "Hay que adaptar cada dispositivo a cada paciente para conseguir así cubrir las necesidades que tenga", ha argumentado Lucía Silvestre, Educational Manager de Coloplast.
Dudas y miedos es lo primero que sienten los pacientes ostomizados tras el diagnóstico. "Nos preguntan mucho por los olores, si se les va a caer el dispositivo, qué pasara con su vida, si pueden seguir haciendo las actividades que realizaban como por ejemplo practicar deporte... Por ello, es clave que tengan el apoyo de profesionales de enfermería durante todo el proceso para que puedan resolver sus dudas", ha añadido Silvestre.