Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esta enfermera con vitíligo superó el bullying y se convirtió en una exitosa modelo

Esta enfermera con vitíligo superó el bullying y se convirtió en una exitosa modeloInstagram

Enam padece vitíligo, una enfermedad que hace que aparezcan manchas por toda su piel. Desde muy pequeña sufrió burlas de sus compañeros y se avergonzaban de ir con ella. Pero a pesar de todas las dificultades, consiguió salir adelante y hacerse un camino en el mundo de la moda.

Esta mujer padece vitíligo, una enfermedad de la piel que cambia su pigmentación. Durante toda su vida ha recibido burlas por parte de sus compañeros de clase porque pensaban que era contagioso.  Hoy, se ha convertido en una modelo con mucho éxito.
Se trata de Enam Heikeens, de 25 años, nacida en Ghana. Comenzó a notar manchas blancas emergiendo en sus brazos a los siete años de edad. Cuando comenzaron a extenderse a través de su cuerpo, Enam fue diagnosticada con vitíligo.
A medida que iba creciendo, su enfermedad la limitaba en su vida amorosa.  "Cualquier persona con la que salía se sentía incómoda de ser vista conmigo". Pero, tras años escondiéndose, Enam, que había estado entrenando para convertirse en enfermera, fue examinada por una agencia de modelos, y dice que la vida se ha transformado para mejor.
"Sufrí de 'bullying' por mi piel en el colegio, no pude ocultar mi condición, tenía manchas por toda la cara", recuerda la joven en Daily Mail. "Estaba tan deprimida, pero hace cinco años decidí que era suficiente”.
A pesar de haber recibido burlas y críticas por su apariencia, le encanta estar delante de la cámara.
Cuando fue al hospital los médicos no sabían qué era lo que tenía Enam. No fue hasta que una mujer con vitíligo visitó su colegio, cuando se dio cuenta de la enfermedad que padecía. Le aconsejó que aprendiera a aceptarlo porque era para toda la vida.
“Las cosas han mejorado mucho desde entonces. Ahora tengo una relación y estoy muy feliz”, aseguró la joven.
Después de que Enam se graduase, empezó a estudiar para convertirse en enfermera y poco a poco iba encontrando más información sobre la condición de su piel. "Cuando asistí a una conferencia sobre vitíligo, me contactó una agencia de modelos. Así que no solo soy una enfermera, ahora también soy modelo", comenta.
Espera que su caso dé fuerzas a otras mujeres que tienen la misma enfermedad y que aprendan a amarse a sí mismos. "Ahora quiero la piel en la que estoy y espero que más personas acepten el vitíligo", señala Heikeens.