Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca encarece los créditos para estudios universitarios más de un 30% en un año, según un estudio

La banca ha encarecido los créditos para el estudio de grados y másteres un 32 por ciento en un año, según un estudio de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (Adicae), que ha analizado casi una treintena de productos que ofrecen las entidades a las familias para costear los estudios universitarios.
"El coste de financiar grados y másteres se ha disparado", según esta organización, que explica que a los 1.110 euros de media anuales que cuesta estudiar un grado, o los 2.020 euros de un máster, se suman gastos de material escolar, o el alquiler de una vivienda si se estudia fuera de la localidad de origen. Por ello, señala que "miles de familias" se ven abocadas a pedir un crédito a una entidad financiera.
Así, este estudio indica que con tipos de interés a tipo fijo en su mayoría, las entidades imponen en 2016 una TAE media del 9,08% respecto al 6,85% de 2015. "En muchas ocasiones, estos altos intereses suelen estar camuflados en la letra pequeña y difuminados tipográficamente, pasando inadvertidos", advierte Adicae.
En su análisis, ha detectado que en los créditos al estudio también se obliga a contratar productos asociados como seguros de vida o de accidentes y otros un plan de pensiones comercializado por Liberbank "con el señuelo de reducir el interés" y que, en la mayoría de los casos, conllevan la domiciliación de nómina o pensión.
ADICAE recuerda que no hay ninguna ley que obligue a contratar un producto vinculado cuando se suscribe un préstamo, por lo que el consumidor "siempre puede negociar" con la entidad y valorar si le conviene o no aceptar estos productos, que "encarecen el préstamo a través de las comisiones que tienen por sí mismos y merman su independencia de actuación frente al banco".
También sostiene que algunas de las comisiones son "elevadas", teniendo en cuenta que estos créditos van dirigidos a estudiantes, tanto las de apertura como las de cancelación o amortización parcial o anticipada, que oscilan entre el 0,5 y el 1%, según este estudio.
Esta organización critica las "supuestas ventajas" de estos créditos son sus periodos de carencia, hasta de cinco años, durante el tiempo en que el alumno se encuentre inmerso en sus estudios, "en el que solo paga intereses pero no capital del crédito". "Pero la ayuda no es tal puesto que, transcurrida la carencia, los intereses se calculan sobre la cantidad que queda por pagar y en consecuencia acabará pagando más dinero al banco", advierte.
CRÉDITOS RÁPIDOS: "PELIGROSA ALTERNATIVA"
Una creciente alternativa pero "nada aconsejable" para Adicae es la de los créditos rápidos y microcréditos. Advierte de que tras la "aparente facilidad" para conseguir y devolver el dinero, se esconden "altísimos intereses".
Ante esta situación, la Asociación de Usuarios de Banca anima a los estudiantes y sus familias a buscar otras alternativas antes de acudir a los préstamos bancarios, como las becas de instituciones públicas, programas de las universidades de ayudas al estudio o el préstamo de familiares.