Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Pensé que en la cárcel podría salir adelante"

El empresario que intentó atracar una sucursal de un banco de Málaga explica ahora que lo hizo porque en la cárcel veía una oportunidad de salir adelante. Ahogado por las deudas y las circunstancias personales “cogí un palo y un cuchillo y con eso entré al banco”. Pero lejos de acabar en una celda, el hombre ha quedado en libertad y con una multa de 180 euros.

El hombre, de 35 años, explica que le movió la desesperación, hace tiempo trabajó en la construcción y pasó de ganar 2000 euros a quedarse en el paro hace tres años.
Después montó su negocio, tuvo a gente a su cargo, pero por culpa de la crisis no tenía ni trabajo ni techo, ni que llevarse a la boca y veía en la cárcel una oportunidad de salir adelante, “poder estudiar allí en la cárcel, poder trabajar y salir adelante con ayuda del Estado”, explica.
Lo calculó todo, eligió un acto ilegal que implicara una pena corta y que no le obligara a hacer daño alguien, por eso atracó una sucursal de la Caixa en Málaga, la que estaba vacío, por eso descartó suicidarse y también robar.
“Tomar esta decisión me ha costado muchas noches a solas, cogí un cuchillo y un palo y con eso entré al banco”, cuenta.
Incluso llegó a escribir una carta de despedida “querido hermano, perdóname”, comenzaba. Pero no ha hecho falta entregársela a su familia, le han dejado libre y en lugar de una condena corta ahora se enfrenta a una posible multa de 180 euros.