Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La duquesa de Alba ¿reina de Escocia?

La duquesa de Alba, que ya acumula 37 títulos nobiliarios, podría convertirse en Cayetana I de Escocia. Si Escocia se independiza de Reino Unido, Cayetana Fitz-James Stuart y Silva podría subir al trono ya que es la última en la línea sucesoria de la dinastía de los Estuardo. Un caso hipotético para el que tendrían que darse varios factores.

A sus 88 años, Cayetana de Alba podría ser coronada reina de Escocia al ser la última en la línea sucesoria de la dinastía de los Estuardo. En este hipotético caso, el título sería heredado por su hijo primogénito, Carlos.
Pero para que esto suceda, según recogen medios británicos, se deberían dar una serie de acontecimientos ya que la duquesa también tiene competidores como Francisco Baviera, que según los Jacobitas es el heredero real al trono de Inglaterra, Francia, Escocia e Irlanda.
Todo apunta a que Isabel II seguiría siendo la reina de los escoceses
No obstante, el primer ministro de Escocia, Alex Salmond, ha asegurado en varias ocasiones, que si los escoceses deciden que su país sea independiente del Reino Unido, la reina seguiría siendo Isabel II. Pero después varias publicaciones aparecidas en la prensa británica parece ser que no va a ser tan fácil.
Aunque de momento, lo que votan los escoceses es la ruptura de la unión con Inglaterra y no la unión de las coronas, que se produjo en 1603 cuando el rey Jaime VI de Escocia se convirtió en Jaime I de Inglaterra, el ministro de Justicia escocés, Kenny MacAskill, ha dejado entrever la posibilidad de que en un futuro se celebre una consulta en la que los escoceses decidan si el país sigue siendo una monarquía o pasa a convertirse en república. "Eso deberá ser Escocia quien lo decida", dijo.

Aunque en los últimos meses han sido muchas las voces desde todos los espectros de la sociedad que se han pronunciado a favor y en contra de la independencia, desde actores a escritores pasando por deportistas y empresarios, Isabel II no ha querido pronunciarse sobre la consulta.

Esta misma semana un portavoz de Buckingham Palace recordó la "imparcialidad" de la soberana, que "está por encima de la política y aquellos que están en cargos políticos tienen la obligación de garantizar que así sigue siendo". "Su Majestad es de la firme opinión de que este es un asunto del pueblo de Escocia", agregó.