Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 35 personas en relación al tráfico de droga

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado dos organizaciones criminales en Gandia (Valencia) y Pamplona dedicadas a la introducción y distribución de importantes cantidades de cocaína, han detenido a 35 personas, de diversas nacionalidades, mayoritariamente colombianos y dominicanos, y han intervenido siete kilos de cocaína, según ha informado Jefatura en un comunicado.

Junto a la cocaína, los agentes se han incautado de seis kilos de sustancias de adulteración, principalmente lidocaína y fenacetina; 150 gramos de marihuana; 19 gramos de hachís; un frasco de ácido clorhídrico; 19 básculas de precisión; 12 teléfonos móviles de alta gama; cuatro coches, una pistola simulada, varias prensas y material necesario para la adulteración y empaquetamiento de las sustancias estupefacientes; y 32.000 euros.
La Policía abrió la investigación a principios de 2012 en Pamplona, tras tener conocimiento de un posible punto de venta de cocaína en la ciudad, desde el que un hombre vendía al menudeo. También los agentes descubrieron que este hombre estaba asociado con otras dos personas encargadas de adquirir y manipular cantidades importantes de esta sustancia.
En el momento de su detención, los agentes les intervinieron 600 gramos de cocaína y desmantelaron un laboratorio artesanal de adulteración y compactación de la droga, así como dos kilos de sustancias adulterantes.
Asimismo, los agentes averiguaron que los detenidos se abastecían por un suministrador con residencia en Burlada (Navarra), que a su vez vendía importantes cantidades de sustancias estupefacientes, tanto a ellos, como a una red de pequeños distribuidores que eran los responsables de repartir la droga por Pamplona, Burlada y varias localidades navarras.
Los agentes comprobaron que esta persona adoptaba estrictas medidas de seguridad, tales como el control de las inmediaciones de su domicilio, disponer de varios domicilios y locales comerciales entre los que repartía la droga y el material necesario para la distribución, así como que no realizaba las ventas a los consumidores directamente, si no que contaba con una red de distribuidores que realizaban labores de reparto y venta directa. Al parecer, llegó a realizar ventas de hasta dos kilogramos de cocaína.
A mediados del pasado año, una pareja fue detenida por gestionar las partidas de cocaína entre el principal distribuidor y los compradores, a cambio de un porcentaje del precio de venta. Posteriormente, los policías averiguaron que la fuente de distribución de éste provenía de otra organización criminal que controlaba gran parte del mercado de esta sustancia en la localidad valenciana de Gandia.
Así, en septiembre de 2012, fue interceptado un coche que provenía de Gandia en el que se intervino medio kilogramo de cocaína, oculto en un doble fondo de la puerta del vehículo, y los agentes arrestaron a su conductor. Y tres meses más tarde, en diciembre, los investigadores volvieron a intervenir medio kilo de esta sustancia, oculta en el faro del coche en el que viajaba, provocando la detención del principal distribuidor.
LA ORGANIZACIÓN DE GANDIA
Por otra parte, los investigadores averiguaron que la organización de Gandia tenía contactos con otras organizaciones afincadas en Valencia y Madrid, y que las sustancias estupefacientes que les suministraban provenían de la selva colombiana, que eran introducidas en el territorio nacional mediante 'mulas', que viajaban con la droga oculta en sus equipajes desde Colombia.
Una vez en España, las entregaban a algún miembro de la organización para, a continuación, ser distribuida hacia la zona de la Comunitat y la localidad riojana de Calahorra, donde había un pequeño centro de distribución y adulteración en un domicilio.
Como consecuencia de las investigaciones, los policías detuvieron a una persona a su llegada al aeropuerto de Barajas procedente de Colombia con 2.600 gramos de cocaína, oculta en cinco paquetes de café.
Días más tarde, los investigadores interceptaron dos coches en Gandia, uno de ellos con 486 gramos de cocaína y 18.000 euros, y arrestaron a tres personas; y otro coche con 630 gramos de esta sustancia repartida en dos paquetes ocultos en el habitáculo del filtro del aire, y detuvieron a sus dos ocupantes y posteriormente a otras dos personas. Se realizaron varios registros domiciliarios donde incautaron 587 gramos de cocaína.
Como consecuencia de las investigaciones, los agentes han detenido a 35 personas y han realizado 20 registros domiciliarios en los que han intervenido, entre los efectos principales, siete kilos de cocaína y 32.000 euros. Una mayor parte de los detenidos ingresaron en prisión. En la operación han participado agentes de la Jefatura Superior de Navarra y de la Comisaría de Gandía.