Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dormir más de 7 horas ayuda a adelgazar

LevantarseGtres

Por cada hora adicional de sueño, a partir de las 7 horas, se consigue reducir en un 36 por ciento el riesgo de sufrir sobrepeso, según ha informado la directora de la Unidad de Nutrición de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Carolina Muro.

Así, la experta ha desterrado el mito de que cuanto más se duerme, menos calorías se queman y, por ende, más posibilidades hay de engordar. "Durante la noche el cuerpo gasta energía, por lo que se recomienda a los adultos dormir entre 7 y 9 horas diarias y a los niños unas diez horas", ha apostillado.

Diariamente el organismo gasta un 10 por ciento del total de la energía cuando digiere, absorbe y almacena los alimentos; entre el 10 por ciento y el 30 por ciento en la actividad física; y hasta un 70 por ciento en respirar, pensar o dormir.

Además, tal y como ha analizado Muro, la falta de sueño hace que las hormonas implicadas en la regulación del apetito -la leptina y la grelina- se desequilibren. En concreto, la leptina, una hormona que regula el efecto saciante del apetito, está en niveles bajos cuando no se descansa bien, y, por el contrario, la grelina aumenta sus niveles estimulando así el apetito. "Por tanto, si no se duerme bien se favorece que se tenga más hambre", ha apostillado la nutricionista.

COMER ANTES DE LAS 15.00 HORAS Y CENAR ANTES DE LAS 21.00 HORAS
Por otra parte, Muro ha comentado que para mantener un peso saludable, además de dormir las horas recomendadas, hay que realizar cinco comidas al día, evitando comer más tarde de las 15.00 horas y cenar antes de las 21.00 horas.

De hecho, la experta ha aconsejado desayunar y cenar las mismas calorías. Es decir, en el desayuno ingerir entre el 20 y el 25 por ciento de la energía total del día, a media mañana el 10 por ciento, en la comida el 30 por ciento, en la merienda el 10 por ciento y en la cena entre el 20 y el 25 por ciento.

"Hay que hacer caso al cuerpo y, especialmente, a las hormonas que son las que en estas etapas del día piden al cuerpo tomar alimentos", ha recalcado Muro.
No obstante, hay algunos alimentos que deben comerse a determinadas horas. Es el caso de los hidratos de carbono que, si bien la experta ha negado que engorden y ha rechazado las dietas que los excluyen, deben comerse durante el día y evitarlos por la noche, momento en el que se deben comer más proteínas.
"Los hidratos de carbono tienen que representar entre el 45 por ciento y el 50 por ciento de la energía total consumida al día", ha apostillado. En este sentido, la directora de la Unidad de Nutrición de FIAB ha aconsejado que, por ejemplo, la pasta se cocine al 'dente' ya que el organismo lo absorbe mejor.