Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El riesgo de contagio por donar está en las prácticas, no en la orientación sexual"

Donar sangreEFE

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) afirma que el sistema francés que impide a los hombres homosexuales donar sangre es "profundamente discriminatorio" porque el riesgo de contagio de enfermedades como el VIH "está en las prácticas, no en la orientación sexual de las personas".

Lo explica en declaraciones a Europa Press uno de los portavoces de la FELGTB, José Luis Latorre, por una sentencia de la justicia europea que unifica doctrina en Francia según la cual, "puede resultar justificada" esta prohibición. El TJUE plantea no obstante que esta medida "puede entrañar discriminación" y ser desproporcionada.
"La norma francesa entraña una verdadera discriminación por razón de orientación sexual y además esta discriminación va centrada exclusivamente en personas de sexo masculino que mantienen relación con otros hombres", dice Lafuente, que incide en que "no existen orientaciones con riesgo, lo que hay son prácticas de riesgo, pero tener una orientación u otra no conlleva ningun tipo de peligrosidad".
Lafuente destaca que la sentencia "exige" a los tribunales franceses que se cercioren de que se cumplen unos requisitos que avalen la prohibición a los hombres gays de donar: "demostrar que estas personas están expuestas a contraer una enfermedad infecciosa grave y que existan técnicas de detección menos invasivas que garanticen la seguridad de la sangre donada".
Por eso, la Federación no entra tanto a criticar la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE como el sistema francés al que se refiere. "Es una medida totalmente desproporcionada, sobre todo teniendo en cuenta que la mitad de los contagios en Francia no están producidos por hombres que han tenido relaciones con otros hombres y que hay heterosexuales, una mujer por ejemplo, que han podido tener otro tipo de prácticas de riesgo".
Lafuente reconoce no obstante que Francia es "de todos los países de la UE el que presenta mayor prevalencia de VIH entre hombres homosexuales" y entiende que exista "preocupación", pero incide en que la donación "es un ejercicio de responsabilidad del donante" y lo que se debe hacer es "implementar otras garantías y averiguar qué está fallando en los protocolos actuales". "Llevamos muchos años de recorrido en donación de sangre que garantizan que los receptores están seguros", añade.
El portavoz de la FELGTB comenta que en España hay un cuestionario previo con una entrevista personal a cargo de un profesional sanitario que orienta al donante sobre la conveniencia o no de donar sangre y recuerda que la donación es sometida a un análisis médico para garantizar que no tenga enfermedades. De hecho, si alguna se detecta, se avisa al donante para que tome medidas en consecuencia.
Por eso, en su opinión, vetar a todo un grupo de personas como hace Francia carece de sentido. A su juicio, la sentencia viene a decir que lo que debería hacer el país vecino es garantizar que este tipo de protocolos se siguen para certificar que la sangre que se vuelca en el banco está limpia, en lugar de prohibir donar a los hombres homosexuales en una decisión que "a todas luces es desproporcionada".